ROCÍO PRIETO VALDIVIA

Vengo de recorrer el desierto y ver a las víboras mover su cascabel, de sentir el sol sobre el rostro y resbalar por las laderas, de tocar espinas y ver tu rostro en la distancia.
¿De qué épica batalla nos hemos perdido?
De saber que hoy te has marchado, y no, nos detuvimos a vernos a los ojos y no me has enseñado a besar tan despacito.
Pero seguiré esperando a continuar la historia.
Y devolvernos a ver florecer los cactus.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s