ECONOMISTA

Llevaban un par de semanas de clase, era su último año de instituto y aunque estaban en distintas aulas Lucas y Mario tuvieron la suerte de que Claudia fuera su profesora de inglés. Al terminar el día se fueron juntos para casa hablando de sus cosas.

– Como venía vestida hoy Claudia, ¡¡esos vaqueros son la hostia!!, se la marca todo el culazo, vaya cambio ha pegado, dijo Lucas.
– Si, la verdad es que si, ya desde finales del curso pasado, pero este año todavía va mas guapa…es que le sienta perfecta la ropa, contestó Mario.
– Está muy buena, pero la ropa ayuda mucho también, ya te digo que entre los vaqueros y los zapatos de tacón valen bastante mas que toda la ropa que llevamos tu y yo juntos…
– Pues tiene pinta.
– No es que tenga pinta, te lo aseguro…esos vaqueros no bajan de 200 pavos y los zapatos de 700…por cierto, ¿como van los dibujos?, ¿sigues haciendo uno a diario?
– Si, prácticamente.
– A ver si me los enseñas, me pone muchísimo la profe, joder pienso en su marido y que suerte tiene el cabrón, ¡tiene que ser la hostia follar con esa diosa!, imagínate solo una mamada…yo hasta con una paja me conformaría, mmmmmmmmmmm…que te la menee con esas manos…
– Jajajaja y hasta con un beso…
– También…
– Con un poco suerte lo mismo te enrollas con su amiga Mariola, también está muy buena…¿haces progresos con ella o no?
– Pues poco, parece que me sigue el rollo, aunque controla, siempre está ahí en la linea del tonteo, tienes razón en que también está muy buena, son del estilo Claudia y ella, dos pijas que siempre van impecables. Sabes que me daría mucho morbo enrollarme con ella porque me imagino que se lo cuenta a Claudia, me pone imaginar eso, me la follo y le cuenta los detalles a Claudia, como lo hacemos, como tengo la polla, donde me corro…
– Te veo desanimado, ¿no decías que te la ibas a follar?, jajajaja.
– Eso intento, pero mucho tonteo y tal, pero cuando la insinuo de quedar o algo por el estilo enseguida me cambia de tema, de momento sigo jugando con ella al padel algún torneo mixto…nos vemos cada semana…
– Bueno mañana nos vemos…
– Hasta mañana tío…

Llegó Claudia a su despacho, acababa de terminar de dar clase a los de último curso. Por suerte Mariola ya no le contaba nada de su relación con Lucas, aunque sabía que seguían jugando juntos. Ya no solo era un alumno del instituto donde ella era la Jefa de estudios, ahora era también alumno de su clase. Todavía le incomodaba que alguien se pudiera enterar de que Lucas jugaba con su mejor amiga al pádel. Era un tonteria, pero no le gustaban esas cosas.

Tenía que rellenar un par de papeles antes de irse a casa. Burocracia. Estaba con el bolígrafo en la mano absorta en sus pensamientos, le parecía muy fuerte lo que había pasado con su cuñado Gonzalo hacía unos días, no se lo podía sacar de la cabeza, se le venía a la mente una y otra vez, una y otra vez, el marido de su hermana metiéndola los dedos en el coño en plena discoteca, “voy a hacer que te corras zorra”, “ahora quiero follarte” se repetían en su cabeza, todavía podía sentir su aliento, la mano en sus nalgas, el azote en el culo antes de despedirse de ella. Recordar todo eso hizo que se pusiera cachonda. Sabía que tenía un problema grave, no era la primera vez que la pasaba, también le sucedió lo mismo en el despacho de Don Pedro, en aquella ocasión había comenzado como un juego de ella hacia el viejo, pero en cuanto él metió la mano bajo su falda perdió el control de la situación. Igual que con Gonzalo.

No podía evitarlo. Se ponía muy cachonda.

Pero no solo era eso, también estaba lo del cibersexo por webcam. Prácticamente había hecho de todo con su marido delante de Toni, se había mostrado desnuda, se había masturbado, le había pajeado a David, habían follando en varias posturas, se había puesto un arnés y enculado a su marido. Ya no les quedaba casi nada por hacer.

Y por si fuera poco esto, llevaba meses hablando con Víctor por whatsapp, un desconocido atractivo que había conocido una noche de fiesta en Madrid. Él seguía insistiendo en quedar a cenar y sabía que poco a poco la resistencia de Claudia estaba cediendo, lo notaba en sus mensajes.

Todo era sexo en la cabeza de Claudia. En el instituto se excitaba vistiendo con ropa ajustada y faldas cortas. Notaba las miradas cada vez mas lascivas de sus alumnos. Acababa de tener clase con Lucas y aunque intentaba apartar esas imágenes de la cabeza no podía evitar pensar en la adolescente polla de su alumno follándose a su amiga Mariola.

Cuando se quiso dar cuenta ya se había desabrochado dos botones de sus apretados vaqueros. Se había metido la mano dentro y con la punta de los dedos estaba jugueteando en su empapado coño. Tiró de los botones con fuerza abriendo un par de ellos mas, así podía meter la mano dentro por completo. Ya no se acariciaba con la yema, ahora tenía un par de dedos dentro de ella. Estaba a punto de correrse.

De repente tocaron en la puerta, toc toc.

– Un segundo, dijo ruborizada abrochándose el pantalón a toda velocidad.

Se levantó a abrir y era una alumna de segundo de bachillerato.

– Perdone Claudia, es que quería hacerla una consulta sobre uno de los libros que usted nos recomendó leer…

La chica pasó dentro y una vez resuelta la duda a su alumna volvió a sentarse en la silla. Todavía le olían los dedos a coño, se preguntó si al pasar páginas en el libro de la chiquilla no le habría dejado impregnado el olor. Que la joven casi la pillara masturbándose había hecho que se pusiera mas cachonda todavía.

Con furia se volvió a desabrochar el pantalón, no podía irse en ese estado a casa. Necesitaba correrse. Se acarició los pechos por encima de la camisa y volvió a meterse la mano dentro de las braguitas. Tenía los pechos calientes y sensibles y el coño encharcado pegado a la piel de su ropa interior. No iba a durar mas de un minuto. Justo en ese momento sonó el móvil. Era un mensaje de Víctor, vió su nombre en la barra de notificaciones. Con la mano que se sobaba las tetas desbloqueó el móvil.

– Hola Claudia, ¿que tal va la semana?
, 13:43

Jadeante se quedó pensando que responder. El corazón le latió con tanta fuerza que tuvo que ponerse la mano en el pecho para intentar tranquilizarse. Sabía que si escribía lo que estaba pensando en ese momento podía tener unas consecuencias, aunque siempre estaba a tiempo de echarse atrás. Pero allí en su despacho con el pantalón abierto, excitada, tocándose y a punto de correrse le contestó a Víctor.

– ¿Sigue en pie lo de la cena?, 13:45

Cuando vió que el mensaje le había llegado desconectó los datos, el wifi y puso el modo avión. Luego rellenó el papeleo pendiente y se fue para casa.

– Esta noche tengo una sorpresa para ti, me dijo Claudia nada mas llegar a la hora de la comida.

No quiso soltar prenda sobre que se trataba, pero durante la tarde mi mujer estuvo mas intranquila de lo normal. Por la noche después de acostar a las niñas la pregunté que si me iba a dar la sorpresa. Claudia sacó el móvil del bolso y se quedó pensativa unos segundos como sopesando bien las palabras que me iba a decir.

– Esta mañana me ha escrito Víctor.

De momento no le dí mucha importancia, me gustaba que siguieran escribiéndose con él, era algo que hacían habitualmente al menos una vez a la semana, pero sabía que había algo más. Ella me enseñó el móvil.

En cuanto leí el mensaje de Claudia me comenzaron a temblar las manos y la polla se me puso dura.

“¿Sigue en pie lo de la cena?”.

¡¡No me lo podía creer!!, Claudia estaba aceptando al fin la invitación de Víctor. para cenar con él. Los dos sabíamos que no era solo una cena. Mi mujer estaba quedando con otro hombre. Era una cita en toda regla.

– ¿Que te parece?, me preguntó Claudia.
– ¡Ya sabes que por mi perfecto!, ¡¡me parece increíble que le hayas contestado eso!!, ¿de verdad quieres quedar con él?, ¡¡¿¿no te ha contestado??!!, dije algo exaltado.
– Tranquilo, no te emociones, no sé si me ha contestado, cuando le he mandado el mensaje he desconectado todo, quiero leer la respuesta contigo.

Ni tan siquiera me había dado cuenta que Claudia llevaba el móvil en modo avión.

– ¡¿Venga a que esperas?!, ¡¡conecta el wifi por Dios!!
– Espera, antes tenemos que hablarlo.
– ¿Hablar el que Claudia?.
– Esto que vamos a hacer, tranquilízate que te va a dar algo, vamos a hablar, dijo dejando el móvil en la mesita del salón. – ¡y tápate eso por favor!, dijo señalando hacia mi erección.
– Lo siento, es que no sé que me pasa…
– No sabemos ni que es lo que me va a contestar…
– Pues que va a contestar, querrá que vayas a Madrid.
– ¿Estamos seguros de esto, David?.
– Yo lo tengo muy claro, te lo he dicho varias veces, no me importa que estés con otro hombre, es más, me excita muchísimo la idea.
– No corras tanto, de momento es solo una cena, no sé si quiero llegar a mas con Víctor. y ni me planteo que es lo que pueda pasar…
– Hay que barajar todas las posibilidades Claudia, ese tío te gusta y te gustaría follar con él.
– Eso suena muy fuerte, “follar con él”, dijo repitiendo mis palabras, – apenas le conozco de nada, solo de una noche y de hablar por whatsapp.
– Es el candidato perfecto, guapo, atractivo, edad, soltero, vive en otra ciudad, tiene experiencia de estar con mujeres…, por mucho que buscáramos no íbamos a encontrar a otro mejor.
– Bueno, yo quedo a cenar con él, pero de momento no pienso en hacer nada y además quiero que tú también vengas a la cena.
– ¿Yo también quieres que vaya a la cena?.
– Me dijiste que no te importaba, además estaría mas tranquila y me daría confianza que estuvieras allí, nos lo vamos a tomar como un juego, mas o menos como lo de Toni, lo que pasa es que esta vez es real, me parece muy fuerte quedar con él, dijo tapándose la cara.
– Solo de pensarlo me derrito Claudia, ¡que morbazo!, no te preocupes, yo te acompaño a la cena si es lo que quieres y ahora por favor, ¡¡coge el móvil y conecta el wifi!!.
– A ver que me ha contestado.

Claudia quitó el modo avión y se conectó a internet, le entraron varios whatsapp y unos cuantos avisos de llamadas perdidas, dos de ellas eran de Víctor., también tenía varios mensajes de él.

– Por supuesto que sigue en pie lo de la cena, no me digas que vas a aceptar
, 13:46
– Cuando puedes venir?, 13:46
– Mejor te llamo y lo hablamos, 13:47

– Me sale apagado o fuera de cobertura, cuando leas estos mensajes me avisas y te llamo, 13:50

Claudia y yo nos quedamos mirándonos.

– ¿Cuando le decimos que vamos?, me dijo mi mujer.
– Buscamos un fin de semana que podamos dejar a las niñas y nos vamos a Madrid, mañana habla con tus padres.
– Si que tienes ganas de ir a Madrid.
– Ni te imaginas.
– ¿Y que le contesto a Víctor?
– Dile que mañana hablas con tus padres y que en un par de fines de semana vamos a esa cena.
– Vale.

Le mandó los mensajes a Víctor y quedaron en llamarse al día siguiente por la tarde. Luego nos quedamos solos nerviosos y excitados ante lo que estábamos a punto de hacer. Claudia iba a dar el paso de quedar con otro hombre. El que follara con otro y me hiciera cornudo lo vislumbraba como una posibilidad muy real. Y eso me ponía muy cachondo y a la vez me daba un miedo que me aterraba. Un contraste de sensaciones muy difícil de explicar.

Yo creo que Claudia estaba igual que yo, en su vida se hubiera imaginado acostándose con otro que no fuera yo, todo este tema de las parejas liberales lo veíamos como algo muy lejano y de gente mas bien peculiar o “rara”. Pero ahora se trataba de nosotros. De momento solo era una cena con Víctor, pero no era nada descabellado que terminaran follando esa noche. Nada descabellado. Se me puso tremendamente dura.

– ¿Que te apetece hacer?, le dije a Claudia.

Ella se sentó a mi lado y me dio un beso en la boca.

– Pues ahora mismo estoy muy excitada, llevo todo el día sin correrme, dijo pasándome un dedo por los labios.
– Mmmmmmmmmmmmm…
– ¿Quieres ser un buen cornudo?
– Sabes que si.
– Está bien, túmbate en el suelo, voy a sentarme encima de tu cara para que me lo comas bien, ¡¡me apetece correrme encima de ti!!, luego tendrás que terminar tu solo mirándome como un buen cornudito, dijo Claudia empezándose a quitar los pantalones…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s