MOISÉS ESTÉVEZ

– Y eso es todo doctor. Este es el resumen de lo que me ha pasado
desde la última vez que nos vimos. – Le dijo a su psicólogo.
– No es poco Sr. Anderson. Tan sólo con lo del día de ayer tendría usted
suficiente para escribir un buen relato. –
– Me temo que ese es mi día a día. –
Anderson era detective privado, y hace dos días recibió una llamada de
su actual cliente a la que notó un tanto preocupada, por lo que decidió ir a
verla. Quedó en su apartamento para el día siguiente sobre las cinco de la
tarde, llevaría unos cafés y de paso la pondría al tanto sobre las últimas
pesquisas que sobre el trabajo que le encargó había reunido.
!
Obligado a subir las escaleras del céntrico edificio donde residía su
pagadora, una vigésimo primera planta, debido a una claustrofobia
diagnosticada que le impedía coger el ascensor, empezó a notar una extraña
sensación. Un mal presentimiento, no sabía por qué, pero sus años de
experiencia le habían hecho desarrollar ese sexto sentido…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s