MOISÉS ESTÉVEZ

Delante de aquella colosal obra maestra tomó una decisión. Infinidad de
pensamientos y recuerdos invadían su mente… dolor, muerte, sangre,
injusticia, crueldad… todos, términos negativos que habían inclinado la balanza
de su vida hacia un lado que ya no podía soportar más. Había traspasado el
límite hace mucho tiempo, pero no tomó conciencia hasta ese mismo instante.
Aquellas extrañas figuras emergían del oscuro cuadro para expresar de
manera magna, desde la mentalidad de un creador inigualable, los horrores de
una guerra. Esos deformes seres que bien podían haber sido pintados por las
manos de un dios, hicieron aflorar en Vincent, desde los más recóndito de su
negra y carcomida alma, unos sentimientos y un profundo malestar, que le
obligaron casi a escupir aquellas palabras… – María, voy a dejar mi actual
trabajo. –

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s