ESRUZA

 

En el horizonte el mar se funde con el cielo

y por las noches lo iluminan las estrellas.

Pero el mar sólo llega hasta su orilla señalada,

no puede ir más allá, a menos que haya una tormenta

 

También tuve, como el mar, mi orilla señalada

y no fue posible formar una tormenta

Ella se quedó dentro de mí

Revolviéndose impetuosa

 

Y lucha conmigo por salir

Pero ya no es posible

El tiempo ya pasó y yo,

también llegué a mi orilla señalada.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s