ECONOMISTA

Claudia se levantó pronto para ir a la peluquería con su hermana, yo me quedé un poco mas en la cama y luego fui a despertar a las niñas. Desayunamos los tres y luego volvimos a subir a la habitación para prepararnos. No me apetecía una mierda ir a la boda de su prima. Es lo peor del mundo una boda familiar, al menos en las de los amigos te puedes desmadrar, pero en estas no, así que había que no quedaba mas remedio que pasar el día.

Llegamos a la iglesia y nos juntamos toda la familia, la prima de Claudia que se casaba no era una Álvarez, era prima por parte de madre, pero aun así había cerca de 300 invitados. A mi como siempre, la que me parecía que iba mas guapa era mi mujer con un vestido rojo muy corto y escote palabra de honor y después mi cuñada Marina con un vestido también corto de color azul junto con una pamela del mismo color. Iba divina. Carlota llevaba la cara de amargada con la que iba habitualmente, pero todavía mas, la única diferencia es que esta vez el capullo de mi cuñado Gonzalo estaba extrañamente callado y pensativo, debían haber tenido una buena bronca, para variar. En ese momento no sabía que es lo que pasaba.

Después de la misa, nos llevaron al jardín del hotel donde era la comida y nos pusieron un pequeño lunch, los niños jugueteaban en el parque y me acerqué a controlarles junto con Marina. Nos pusimos a hablar de nuestras cosas, era un encanto y cada vez nos llevábamos mejor, nos entendíamos perfectamente, sabíamos lo que era el mundo de los Álvarez en el que los dos estábamos metidos. El vestido azul le quedaba como un guante, le hacía un culito estupendo y llevaba un buen escote para lucir sus nuevas tetas. Aun a riesgo de quedar como un salido la dije que estaba muy guapa y que la quería hacer una foto con el móvil, ella me dijo que por supuesto y se dejó sin más. Otra foto que iba a ir a la carpeta que tenía escondida para ella, tenía pendiente hacerme una cuenta secreta en Skype para enseñarle esas fotos a Toni y pajearnos con ella, por supuesto sin que se enterara Claudia.

Pasamos a la comida y nos pusieron a la familia juntos en una mesa. Mis suegros, Pablo y Marina, con una trona para el pequeño, Carlota, Gonzalo, Claudia y yo, los niños comían en otra mesa. Gonzalo seguía irreconocible, muy pensativo y sin decir ninguna de sus estupideces, eso sí, los vasos de vino de su copa bajaban a una velocidad considerable.

Ya cerca de los postres fue Marina la que se atrevió a comentarle algo, en plan de broma

– Estás muy callado hoy Gonzalo, ¿que te pasa?.
– Nada, hay que irse animando poco a poco, dijo cogiendo la copa de vino y haciendo un brindis al centro de la mesa que nadie siguió para luego beberse su contenido, – ¡vivan los novios!, gritó después.

Carlota ni se inmutó, no como otras veces en las que se enfada mucho. Esta vez, sorpresivamente no dijo nada. Era muy raro.

Llegó la hora del baile y estaba claro que Gonzalo empezaba a llevar una borrachera considerable. Me acerqué a la zona de los niños y coincidió que también estaba por allí Marina echando un ojo.

– Anda que va bueno Gonzalo, dije yo.
– ¿Tú también te has dado cuenta?, se está pasando con el vino.
– Lleva muy raro todo el día, como si hubiera discutido con Carlota…
– Lo normal.
– Si, jajajaja, como siempre…
– Jajajaja…
– Bueno anda, vamos a echar un baile y tomarnos una copita, ¿me aceptas un baile, no?, pregunté yo.
– Por supuesto, cuñado.

Entramos en la pista del baile y nos acercamos a la barra, había una zona para hacerse fotos divertidas, podías ponerte un disfraz o coger un cartel para hacer la foto. Cuando pasé estaba Gonzalo con Claudia y mi mujer llevaba un cartel en la mano que ponía “¿Quien me saca a bailar?”, Gonzalo la tenía sujeta por la cintura y se auto señalaba con el dedo, Pablo estaba haciendo la foto, luego me puse a su lado para hacer yo otra.

– ¿Hemos salido guapos cuñadito?, pásamela por whatsapp, dijo acercándose a mi.

Se quedó a mi lado esperando.

– Vale, ya te la mando mañana.
– Mándamela ahora joder, que luego no me las mandas nunca, dijo sacando el móvil.

No me quedó mas remedio que hacerlo, cuando le llegó el archivo se puso a ver la foto y luego la amplió, estaba agarrando a Claudia por la cintura peligrosamente cerca de su culo. Eso no me lo esperaba.

– ¿Hemos salido bien, no?, ¿te gusta la foto?, dijo riéndose.

No sabía a que se refería, desde luego que en la foto parecía que la estaba tocando el culo a mi mujer y el cabrón me lo estaba restregando por las narices. Era como si supiera que me gustaban esas cosas. De repente me vino un flash.

Joder, Cristina.

Se estaba viendo con Gonzalo y no era nada descabellado que le hubiera contado mis gustos sexuales o que incluso le hubiera contado la relación que habíamos tenido ella y yo. Pero me parecía muy descarado, no podía ser eso, además Claudia era la hermana de su mujer, no iba a sobrepasarse con ella y menos en una boda familiar.

Aturdido me dirigí a la barra junto con Pablo, Marina nos estaba esperando, se dieron un beso en la boca y la agarró por su cinturita. Me dió mucha envidia, pero no tuve tiempo de pensar, en la pista de baile estaban ahora los bailes en pareja y Gonzalo manejaba el cuerpecito de Claudia con maestría.

Era como si llevaran bailando juntos toda la vida, lo hacían muy compenetrados y con el ritmo perfecto. A pesar de la borrachera Gonzalo seguía moviéndose muy coordinado. Cuando acabó la música se separó de mi mujer y se acercó a la barra para pedir dos copas.

– ¿Has visto como se baila, cuñadito?.
– Ehhhh, si, no está nada mal…
– ¿No te molesta que baile con Claudia, no?.
– No, claro que no.
– Ya me lo suponía.
– ¿Que quieres decir?.
– Nada, nada, cosas mías, dijo riéndose antes de darle un trago al whisky que le acababan de servir y cogiendo la otra copa.

Estaba clarísimo que Cristina le había contado algo de mis gustos cornudo-sumisos y el muy gilipollas me estaba vacilando con el temita. Que Gonzalo se chulee a mi mujer delante de la familia no es mi ideal del morbo, pero no sé porqué el verles bailar juntos había conseguido excitarme de verdad. Tenia el pito tieso y estaba claro que Gonzalo no tenía intención de detenerse cuando volvió en la búsqueda de Claudia con una copa en la mano.

Ahora sonaba un paso doble, se acercaron hasta donde estaba yo y me dieron las dos copas para que se las sujetara, luego Gonzalo puso sus manazas en la espalda de mi mujer y la llevó por la pista como una pluma. Claudia se lo estaba pasando en grande y nadie parecía darse cuenta de lo que estaba sucediendo, ni Carlota, que hablaba con uno de sus primos ajena a lo que pasaba en la pista de baile.

Terminaron de bailar y vinieron a por las copas que yo les sujetaba.

– Gracias cariño, dijo mi mujer dándome un beso, – voy a ver que tal están las niñas…

Se quedó Gonzalo a mi lado, en dos tragos se terminó la copa y pidió otra.

– Mas despacio, que te vas a coger una buena, le dije yo.
– Para eso son las bodas, jajajaja, bueno para eso y para bailar rozándote con alguna zorrita que tenga ganas, jajajajaj, eh no lo digo por Claudia tranquilo, dijo levantando las manos en son de paz.
– Estás ya borracho, vamos fuera a tomar un poco el aire, te acompaño…
– Voy bien “cuñadito”, déjame en paz, me faltan un par de bailes mas con tu mujer todavía, tú puedes quedarte aquí mirando…¿eso es lo que te gusta, no?.
– ¡¡¿Pero que dices?!!
– Que te gusta ver como baila Claudia, ¿no?, jajajaja.
– Ehhh, si, si me gusta ver como baila.
– ¿Solo ver como baila?, ¿o mas cosas?, jajajaja.

Ahora si, confirmado, Cristina le había puesto al corriente de mis inclinaciones y lo peor es que estaba borracho y se le estaba empezando a soltar la lengua. Tenía que detenerle como fuera.

– Vamos fuera, hazme caso, que te de un poco al aire…
– ¡Que te calles, joder!, disimula lo que quieras, pero yo sé lo que quieres, tranquilo que en cuanto vuelva Claudia pienso seguir bailando con ella y lo que se deje…
– ¡¡Te estás pasando Gonzalo!!, ¡no te lo voy a consent…
– Si lo prefieres la sobo el culazo como antes en la foto, no me has visto pero se lo he tocado bien, mmmmmmmmmm, que duro, como me imaginaba y ella no ha dicho nada, no veas como me ha puesto siempre el culo de tu mujercita, tan pequeñito y duro…¿es eso lo que te gusta, “cuñadito”?.

Me quedé en estado de shock. Gonzalo había perdido los papeles por completo y no paraba de hablar y decir ordinarieces sin sentido. ¿Como le iba a tocar el culo a Claudia y ella no hacer nada?. De todas formas si yo contaba esto era su final en la familia, pero a él parecía que no le importaba nada. Su figura se hizo mas grande cuando se pegó a mi.

– Si me das permiso lo vuelvo a hacer, yo creo que ella quiere, nada me gustaría mas que meter la mano bajo su vestido, ¿de que color lleva hoy las braguitas o lleva un tanga de esos de zorrita?
– ¡¡Estás borracho!!, eres un completo idiota, el lunes espero que te disculpes…
– No te vayas hombre, dijo pasándome el brazo por el hombro, – te lo digo de verdad, si te excita eso dímelo, antes en la foto cuando la he tocado el culo a tu mujer no parecía que la hubiera disgustado mucho…a decir verdad yo creo que le ha gustado, un culo durito, si señor…voy borracho, pero puedo apreciar todavía un culazo como el de Claudia, ¿te la follas por detrás?…
– ¡¡Te estás pasando!!, dije intentándome zafar de su brazo, aunque sin conseguirlo.
– Shhhhh, tranquilo, dijo agarrándome mas fuerte, – si no te la follas por el culo es que eres mas idiota de lo que pensaba…y de esto ni una palabra, voy a seguir toda la noche bailando con tu mujer e intentando lo que pueda, seguramente la sobaré el culo varias veces mas y tu vas a mirar como lo hago, ¿te parece bien?.
– ¡Ni se te ocurra acercarte a Claudia!, dije al fin escapando de él y poniéndole un dedo en la cara a modo de amenaza.

Gonzalo empezó a reírse a carcajadas ante mi amenaza, luego me dió dos palmaditas en el hombro antes de dejarme.

– Conmigo no tienes que hacerte el ofendido, jajajaja, pienso seguir toda la noche encima de tu mujer, disfruta del espectáculo “cuñadito”, me dijo al oído antes de irse.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s