MOISÉS ESTÉVEZ

Esta vez en sus honorarios no entraba el traslado del cadáver del
segundo desgraciado, que avatares de la vida, se había cruzado con nuestro
sicario. Eso si, el corrupto concejal, le insistió que fuera rápido y limpio.
Recibiría el dinero cuándo y cómo lo habían pactado. De momento ese
sería el último encargo…!
Nuestro despiadado asesino a sueldo aprovecharía para tomarse unos
días de descanso, y pensando en ello, cayó en la cuenta de la chica que
conoció en España, en Madrid para ser más precisos, cuando hace unos años
tuvo que encargarse de liquidar a un par de terroristas que, por aquellos
entonces, al gobierno de turno y más concretamente a su ministro de interior le
molestaba sobremanera, que aquellos disfrutaran de su libertad condicional.
Echó mano de su iPhone para llamar y reservar plaza en el primer avión.
Le apetecía estar con ella y pasear por las calles y barrios de tan hermosa
ciudad europea. Disfrutaría de su rica gastronomía y visitaría algún museo.
Decididamente iría al Reina Sofía, para volver a ver su pintura favorita, el
‘Guernica’ de Picasso. Se deleitaría durante horas con tan magna obra
artística.
– Buenos días. Delta Air Lines. ¿En qué puedo ayudarle? ¡Oiga! ¿Si?
¡Dígame! –
Absorto en sus futuros planes, no se cercioró de que al otro lado de la
línea telefónica le estaban hablando.
– Si. Disculpe. Me gustaría hacer una reserva para el primer vuelo con
destino a Madrid…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s