MOISÉS ESTÉVEZ

Sonó el despertador y a duras penas abrió los ojos. Había dormido poco
y las legañas se hacían enemigas del amanecer.
Por unos momentos pensó que todo había sido un sueño. La cena, el
anillo, el si quiero, el hacer el amor como si no hubiese un mañana… Todo
rozaba la perfección, y por otro lado pensaba que no era posible, y que en
algún momento todo se truncaría. No malgastó mucho tiempo en aquellos
pensamientos y decidió disfrutar del momento, que era muy hermoso.
Mark dormía plácidamente, apoyado sobre su lado izquierdo y mirando
hacia el centro de la cama. Un hilillo de saliva le caía de la boca hacía la
almohada cual estalactita de caverna calcárea. Aún así, tenía su encanto.
Pese al sonido de la alarma que dictaba la puesta en marcha de un día
más, el inspector tenía la habilidad o el defecto, según se mire de no
despertarse, era inmune a los despertadores, que gracia, se decía David, que
esbozó una sonrisa al pensarlo, a la vez que lo besaba con cariño para
después decirle en un susurro que iría poniendo la cafetera y que se metería
en el baño para darse una ducha.
– Estupendo cariño, pero déjame cinco minutitos más –
David volvió a sonreír mirando de soslayo al que deseaba fuera el amor
para el resto de su vida.

Antes de meterse en el baño, volvió a llamar a Mark y le dijo que el café
estaba subiendo, y cuando salió, encontró a este sentado a la mesa de la
cocina, periódico en mano, en calzoncillos, los ojos medio pegados, los pelos
revueltos y con dos tazas de la aromática bebida recién servidas.
– Buenos día David. Me tomo el cafecito contigo y me meto yo en la
ducha. –
– Me parece genial. Es lo mejor que puedo y quiero hacer ahora:
compartir estos minutos contigo, aquí, en nuestro pequeño reducto al que
llamamos hogar. – Y es que cada momento que vivía junto a Mark, a David le
parecía un regalo, único, mágico, un tiempo que querría encapsular en una
botella para que no se escapara jamás. Tiempo encorsetado entre paréntesis
convexos que expulsaban todo lo negativo de la vida hacia fuera. Era increíble
y echando la vista atrás, no muy lejos en la línea temporal, recordaba lo mal
que lo pasó después de la ruptura con Samuel. Creía con todas sus fuerzas
que no lo superaría, fueron momento duros y en los que no se imaginaba, ni
por asomo, lo que el destino le tenía deparado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s