ADÁN ECHEVERRÍA

 

Llega desde la edad del mundo más remota

con su terrible sordera equidistante

envuelta en papel periódico me grita

el apurado trago de no reconocerse

para esta cacería.

 

Ella surgió en la voz

del sueño anaranjado de tanto anuncio en la ciudad

de toda calle de ciudad

de toda reja en la ciudad.

 

Pudo llamarse callejera

como pudo llamarse diana venus o rebeca

nidiviney que cae y cae y va cayendo sola

como ha caído Troya

como cayó la honra los dientes y la travesura.

 

Pudo salir tal vez de alguna iglesia

pasearse en yate sobre la marejada

caminar la playa con la piel ardiente del bronceado

o sumirse en el confesionario rascándose la culpa.

 

Ahí su rostro marchito

los senos de la ponzoña

el caramelo para unos dientes postizos

tan mordelones los dientes tan corrosos

 

Así vino   vino tinto toda ella

así llega hasta mis ojos

desde la edad del mundo más remota

experiencial y cíclica

conductivista y multiforme

curricular y sandinista

atraversada y reptilínea

entristecida y referente.

 

Ella la de los tenis y las colitas chuecas

esa que no se quita los calcetines al levantar las piernas

y arde en esos ojos que te esperan en la oscuridad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s