MOISÉS ESTÉVEZ

…el capitán y la inspectora se miraban con caras sorprendidas. A esta le
costó seguir los pasos de su compañero, que decidido se dirigió hacia el
laboratorio criminalístico. Efectivamente, los cerebrines constataron la
procedencia de la tierra encontrada junto al cadáver de Carlos García de la
Vega, un boscaje a las afueras de la ciudad.
– Haremos una batida por la zona para reducir al máximo el lugar donde
con total seguridad fue asesinada la víctima.- Dijo el inspector Mike al que no le
cabía ninguna duda que se trataría de un profesional, y albergando eso si,
pocas esperanzas de encontrar algún rastro in situ.
– Esperemos que el asesino haya sido un poco descuidado y nos facilite
un hilo del que tirar con la investigación. – Comentó la inspectora J.M.
– Ojalá sea así, porque ahora tenemos poco por donde empezar.- Dijo
Mike.
Aquel proceso judicial en el que García de la Vega estaba inmerso,
presentaba tintes negros y muy turbios, esto unido a las palabras del capitán,
“gente muy gorda está detrás de esto”, ocupaban las mentes de la pareja
policial de camino hacia donde presumiblemente fue asesinado aquel pobre
desgraciado que sólo intentó hacer lo correcto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s