ANI SCHULZ

 

“Las nuevas tecnologías influyen de manera negativa en las relaciones sentimentales”.-

Falso.

Si bien vivimos en un mundo cada vez más desarrollado y flexibilizado, no podemos dejar al margen el surgimiento de nuevas formas de entablar relaciones afectivas, facilitadas en gran medida por las nuevas tecnologías. La electrónica, la computación, las redes sociales, el celular y sus aplicaciones, han impulsado este crecimiento cada vez mayor: el acercar distancias, cortar con las brechas de tiempo y espacio, el derribar fronteras sociales y raciales,  todo ha contribuido para que estas nuevas formas de interrelacionarnos vayan evolucionando.

Lejos de ser negativo, nos permite comunicarnos con personas en todo el mundo, conocernos más en profundidad por medio de chat diarios, derribando así los mitos: rompiendo estructuras sociales que antes se creían imposibles. Hoy los celulares se usan para cualquier cosa, excepto para hacer llamadas. Los antiguos mensajes de texto o SMS se han casi extinguido por el mayor uso de aplicaciones de mensajería instantánea, gracias al maravilloso WiFi o redes de Datos Móviles, nos sacamos selfies, chequeamos el E-mail, hablamos por Skype.

El ser humano es un ser social por naturaleza, y hallará las formas más insólitas para poder lograr su cometido.

Estas nuevas relaciones 2.0 no solo contribuyen al enriquecimiento cultural, uniendo personas en todos lados, sino también amplía el panorama para el desarrollo y crecimiento del ser, explorando escenarios desconocidos y poniéndose a prueba en esta dicha que la vida nos regala de ir perfeccionándonos constantemente y reinventándonos a partir de las nuevas experiencias vividas.

Historia: Santos y Tatiana♥

BASADA EN UNA HISTORIA REAL.

Esta historia comienza a gestarse entre los años 2.003 y 2.004, pleno auge del MSN o Messenger. Santos, un joven de 17 años que recién estaba finalizando sus estudios secundarios se pasaba las horas libres en el ciber más famoso de su barrio, allí por Saladillo, en la Provincia de Buenos Aires. Con las ansias propias de la juventud, esperaba que llegara la hora exacta para salir corriendo, llegar al ciber, y así comenzar sus interminables charlas por horas y horas en la computadora.

Estaba muy emocionado porque hacía varios meses venía hablando con Tatiana, una morocha muy linda de Perú, que lo traía bastante enamorado. Las ganas que tenían de conocerse cada vez fueron haciéndose mas grandes a medida que las charlas se intensificaban.

—¡Sabes qué lindo sería pasar más tiempo contigo, mi Santos— expresa Tatiana.

—Sí Linda, es lo que más deseo en esta vida, estar con vos, conocerte personalmente y decirte lo hermosa que sos mirándote a los ojos.— dice Santos.

Debido a la imposibilidad que tenía Santos para viajar hasta Perú, fué Tatiana quien tomó la iniciativa y decidió a escondidas de sus padres, comenzar a ahorrar para así poder adquirir los boletos que la llevarían hasta Buenos Aires para conocer a su amor.

Pasaron los primeros días del 2.004, una linda tarde de Febrero, Tatiana le comunica su plan a Santos:

—¡Amor mío!, conseguí el dinero suficiente para poder comprar los boletos y viajar a conocerte. Se me ensancha el corazón al pensar que en breve estaremos juntos, mi Santos.— Dice enfáticamente Tatiana.

—¡No sabes lo feliz que me haces con esta noticia, amor de mi alma!.— Exclama Santos.

Al otro día, Tatiana se va a sacar los pasajes al aeropuerto, con la complicidad de su tía Nora, quien la ayudó desde el primer momento. Estaba tan decidida que la felicidad la invadía por completo. Le latía tan fuerte el corazón que nunca se imaginó así de feliz.

Con los pasajes en mano, Tatiana regresa a su casa, dispuesta a esconderlos para que los padres y sus hermanos no se los descubran. Los deja debajo de sus libros de la escuela y  se va a cenar con su familia.

Al día siguiente, cuando Tatiana se va al colegio, su madre ingresa a la habitación, se dispone a limpiar con tanta mala suerte que deja caer los libros al suelo, y descubre los pasajes que estaban allí ocultos.

Cuando Tatiana regresa del colegio, la esperan sus padres para hablar:

—¡Tatiana, explícanos qué son estos pasajes para Buenos Aires!. ¿De dónde los has conseguido? ¿Qué pensabas hacer? ¿No sabes que aun eres menor de edad y que sin nuestra autorización no puedes salir del país? ¿En qué pensabas?.— Exclama enojado el padre de Tatiana.

Tatiana rompe en llanto, no dice nada y se encierra en su habitación. Se sentía tan frustrada de no poder cumplir con la promesa que le había hecho a Santos. Estaba devastada e impotente. Así es que decide informarle de inmediato a chico:

—Amor mío me siento tan desconsolada, mis padres descubrieron los boletos y no podré viajar a Argentina.—

—¡Tranquila amor!, las cosas suceden por algo, si no es hoy, será mañana pero te prometo que nos vamos a ver. Mi sentimiento por vos no cambiará en absoluto, y será así siempre.— Concluye amorosamente Santos.

Y así continuaron hablando diariamente por un año mas.

Ya en 2005, ambos mayores de edad, vuelven a poner en funcionamiento el plan de viaje. Allí Tatiana logra con éxito poder comprar los pasajes y volar hasta Buenos Aires. Sabía que su felicidad estaba a tan solo un aeropuerto de distancia.

Al llegar a la Gran Ciudad, Ruth estaba ansiosa por ver a Santos, quien la esperaba con una bella sonrisa al pie de la escalera mecánica. Cuando se encuentran frente a frente se funden en un abrazo que calmó tantos años de espera.

—¡Por fin te tengo a mi lado, mi Tati querida!—manifiesta con alegría Santos.

—¡Sólo Dios sabe lo que esperábamos este momento!—afirma Tatiana.

Estaban extasiados de alegría y felicidad, disfrutando cada momento.

Tatiana se queda alrededor de seis meses junto a Santos en la casa de sus padres en Buenos Aires. Todo marchaba tan bien, se dieron cuenta que eran el uno para el otro.  Y que a partir de allí sus vidas se unirían para siempre.

Pero a veces la convivencia tiene algo particular que hace que saquemos nuestras propias miserias a relucir y no siempre la otra persona es capaz de soportar esa cotidianidad. Por consiguiente surge el primer gran conflicto: los celos. Tatiana no soportaba la idea de que Santos tuviera tantas amigas y eso desencadenó en una gran decisión para ella: volverse a Perú.

Santos quería que se fuera pero no pudo detenerla. Quedó solo y triste en medio de tanta gente que iba y venía a su lado, en el aeropuerto.

No se hablaron más desde ese día. Tatiana seguía su vida en Perú y Santos, en su ciudad natal en Saladillo. Ambos con el dolor de la ausencia a cuestas.

Hasta que un día, Santos se levanta sorprendido: Tatiana le había escrito:

—¡Hola Santos!, han pasado varios días que no nos hablamos. Pero tengo algo muy urgente que decirte, es muy importante—dice Tatiana.

—Mi Tati, no sabes cuánto te extrañé. Estos días sin vos fueron devastadores. Contame, ¿qué sucedió?—dice Santos preocupado.

 —Vamos a ser padres, Santos. Estoy embarazada.— Expresa tajantemente Tatiana.

Santos se quedó boquiabierto. No sabía si abrazar la computadora o salir corriendo. Fué una sorpresa de verdad, en toda la extensión de la palabra. Cuando pudo recomponerse,  expresa:

—¡¡Amor, esto es una muy buena noticia!! ¿Qué querés que haga? Solo decíme y yo lo hago. ¡Soy tan feliz con lo que me acabas de contar!.— Exclama con alegría Santos.

—¡Quiero que vengas aquí a Perú, para esperar juntos a nuestro primer hijo!.—Dice Tatiana.

Sin titubear, Santos se organizó y se mudó a Perú con su amada. Estaban felices después que pasó la tormenta de la primer crisis, todo fué felicidad. Tuvieron a su primer bebé, Victoria, y hasta se casaron en Perú.

Al cabo de un año, regresan a Buenos Aires con Victoria. Tatiana se aboca al cuidado de su pequeña y Santos a trabajar.

Esta historia tan hermosa y con final feliz, concluye con la suma de dos hijos más para la pareja: Jesús y Máximo que junto a Victoria, armonizan los días de esta feliz pareja, llenándolos de amor… Un amor que Internet uniera mágicamente 13 años atrás.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s