TANATOS12

 

Me acosté en la cama mientras María se levantaba y se desnudaba completamente, dejando la camisa sobre el respaldo de una silla.

-Dios… me has matado -dijo
-¿Sí?
-Uff… me he quedado…

Se giró hacia mí, estaba con la melenaza completamente despeinada y con la cara sonrojada. Se tumbó a mi lado y comenzó a besarme el cuello, llevando su mano a mi polla.

-¿Ya? -pregunté riendo.
-Hombre… ahora te toca a ti disfrutar.
-Créeme que he disfrutado.

Se me puso dura inmediatamente y María comenzó a pajearme, en silencio.

-Aun alucino con que no te mirara…
-¿Ya estás otra vez? -rió.
-Jaja, es que es imposible, igual es gay.
-Jaja, créeme que no es gay, pero estando con esa rubia…
-Estás tú más buena que Nati.
-Sí… claro…
-Pues sí.

Me siguió pajeando, los dos en silencio, hasta que dijo:

-Oye… esto…¿me subo?
-Sí, sube.

María se colocó sobre mí y a los pocos segundos se fue sentando sobre mi polla. Yo estaba tan cachondo que casi me corro solo de sentir su coño envolviéndome el miembro, sentí un tremendo calor y ambos emitimos un suspiro, le tuve que pedir que no se moviera ni un milímetro o me correría. Se quedó allí sentada sobre mi polla, resoplando.

-La tienes durísima, cabrón… nunca te la había visto así.
-Joder… María no te muevas…
-Jajaja.. es increíble como te pone esta historia. -María se inclinó para besarme sin salirse de mí, sus tetas tocaron con mi pecho. Yo llevé mis manos a sus nalgas… y ella me susurró:
-En la reunión fui majísima. Le sonreí sin parar…
-¿Sí?
-Sí… parecía una adolescente queriendo llamar la atención…

A mi me palpitaba la polla en su interior aunque nuestros cuerpos no se movían.

-Joder… ¿y él?
-Él debió de salir de allí pensando que me tiene loquita… y para colmo horas más tarde ve que voy al baño, me desabrocho un botón… y le enseño la mitad de las tetas…
-Ya… joder, María… uff no te muevas.
-¿Te pone lo que te cuento?
-¿Tú que crees?
-Ya… joder ¿en serio no me puedo mover?
-Espera… -dije moviendo yo un poco mi cadera, haciendo salir casi mi polla de ella para volver a embestir hacia arriba. Ambos nos fundimos en un un gemido.
-Uuf.. qué gusto, dios. -Susurró María, que seguía increíblemente cachonda.
-¿Por qué te jodió que no te mirara las tetas?
-Hombre… a todas nos gusta gustar…
-¿Gustarle a él también? ¿Aunque te caiga mal?
-No sé…
-¿Cómo que no sé?
-A ver, igual no es que me pareciera mal, me chocó simplemente.
-Te chocó y te jodió, las dos cosas… ¿Y cómo podríamos hacer para que te las mirara?
-Jaja… complicado. Ya sabes que en el despacho no. Una pena que te diera por él. Si fuera no sé… un vecino… un no sé, un camarero… un desconocido… pero con alguien del trabajo es… no sé, un follón. -María hablaba mientras yo me movía mínimamente, arriba y abajo, sacando media polla de su interior para volver a llenarla, muy muy despacio.
-¿De verdad te sentiste como una guarra?
-Hombre… una monja no me sentí… allí delante de él con media teta fuera.
-¿A ti te pone esto?
-Puede ser que un poco. Al principio no, pero… así como fantasía para jugar nosotros está bien.
-¿Cómo crees que será en la cama? ¿Crees que follará bien?
-Pues no lo sé… a Nati parece que la tiene loca.
-¿Sí? ¿Por? ¿Cómo lo sabes?
-En el trabajo se lo estaba comentando Amparo a Paula, parece ser que Amparo es amiga de Nati y fue quien se la presentó a Edu.
-¿Sí? Joder, creí que Nati era más joven, ¿y que te dijo?
-Pues no sé, tampoco mucho, tendrá veintiseis o veintisiete. No sé, llegué con la conversación empezada y dijo que la tiene loquita.
-¿Podías preguntarle?
-¿El qué?
-Pues… hasta qué punto Nati está satisfecha.
-Jaja, estás fatal. Cómo le voy a preguntar eso, además tampoco Amparo creo que lo vaya a saber.

María levantó su torso obsesiquiándome con la visión de sus tetas otra vez. Apoyó sus manos en mi pechó y movió su cintura de atrás adelante en un movimiento lento.

-Joder… María… que me corro si te vuelves a mover.
-Pues córrete… -dijo repitiendo el movimiento.
-María…
-¿Qué…? -susurró con los ojos cerrados.
-La próxima vez que quedéis todos quiero que volváis a quedaros solos… -dije al borde del orgasmo.
-Umm… no sé… van a pensar todos que me gusta…
-Por eso…
-No sé…
-Venga… ¿por qué no?
-Puede ser… el próximo día intento quedarme al final sola con él… -dijo sin parar de mover su cadera.
-Joder María.. dios… ¡uuf, ¡¡me corrooo….!!

De golpe empecé a convulsionar y a llenar a María de leche que no paraba de salir de mí. Llevaba todo el día con la polla a punto de explotar y al moverse ella tan despacio yo temblaba estallando dentro de ella, me corrí como un animal entre resoplidos, llevando mis manos a su culo… descargando sin parar… creo que me estuve corriendo como quince segundos… Un orgasmo brutal…

María volvió del cuarto de baño diciéndome que nunca me la había notado tan dura y que nunca “había soltado tanto”. Nos quedamos dormidos aquel viernes… pero nos pasamos un fin de semana en el que follamos cinco o seis veces y en casi todos los polvos hablamos de Edu; estando el tema de Edu presente yo podía recuperarme y follar varias veces casi seguidas… algo para mí desconocido. Fantaseábamos con que Edu le miraba las tetas a María… o de cómo follaría Edu con Nati… pero a mí aun me faltaba el valor de pedirle que fantaseamos con lo que realmente me excitaba, que era fantasear con que Edu se la follaba a ella…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s