ANI SCHULZ

Cuando nos disponemos a desandar el difícil pero a la vez placentero camino de la vida, vamos encontrándonos con situaciones que nos llenan de enseñanzas, de experiencias. Algunas buenas, otras no tanto. Vamos asumiendo riesgos, poniendo a prueba nuestros propios límites y fortalezas. Nos equivocamos, volvemos a empezar, y quizás volvamos a tener que reiniciar una y otra vez, hasta que podamos encontrar el equilibrio o la estabilidad.

Como corolario de todo este recorrido también nos vamos nutriendo con nuestro entorno. Las interrelaciones personales, diferentes tipos de personas que salen y entran de nuestra vida, pero que cada una va dejando su impronta. Nos dejan estelas de sentimientos, emociones… alegrías, nervios, ansiedad, tristezas, lágrimas, risas, decepciones… muchas experiencias surrealistas que quizás alguna la vivimos por primera vez. Sufrimos la decidía del desamor, o disfrutamos de las mieles del romance embebidos en el elixir del amor, un amor puro e intenso que nos aleja de la realidad por un momento, para trasladarnos a otra dimensión, tal vez poco conocida o poco frecuentada en esta vida que nos toca vivir. A veces anhelamos al amor que no está, o la falsa ilusión que nos construimos sobre tal persona, que con sus encantos nos deslumbró, nos llenó de fantasías, pero que como toda ilusión es frágil, y cuando se choca con la realidad, se desvanece hasta desaparecer por completo. Y ahí vamos de nuevo juntando nuestros pedacitos de corazón roto, tratando de cicatrizar la herida, reconstruyéndonos, porque somos valientes, fuertes y aunque no lo creamos en ese momento, contamos con la capacidad de salir de todas las situaciones adversas que se nos presentan: el tema es la autoconfianza y la motivación con la que contemos para poder sobrellevarlas de la mejor manera y poder ser el ave fénix de nuestra vida y continuar hacia adelante.

Muchas personas planean su vida de una forma determinada. Se fijan ciertas metas, a corto, mediano o largo plazo. Buscan desarrollar todas sus potencialidades de la mejor forma, invierten su tiempo trabajando, viajando, conociendo otras culturas, copiando cosas de un lado y del otro, para tratar de fabricar la mejor versión de sí mismo. La realización personal siglo XXI, va más allá de la tan básica formación de una familia. Hoy ya no se cree en el Matrimonio como una Institución obligatoria y hasta honorifica, sino  mas bien que la convivencia pasó a ocupar su lugar (con esta figura tan moderna de las Uniones Convivenciales), por ser algo más común y hasta menos problemático, comparada al casamiento, pues de todas formas sigue siendo un tanto compleja y complicada de llevar a cabo. Hoy se hablan de amores exprés, de citas de una noche, de Poliamor. Y me pregunto: ¿Estamos llegando al punto de relativizar todo lo convencional para justificar nuestros errores propios? o ¿Es un mecanismo de defensa para “tapar” nuestras propias frustraciones? Sin embargo tenemos permitido fracasar, no hay que ocultarlo, ni disfrazarlo, ni maquillarlo. El fracaso es una instancia más de aprendizaje, un paso más que debemos efectuar para alcanzar el éxito, pues éste es el resultado de la sumatoria de fracasos. Por ende, lo que digo es que todo depende del cristal con que se mire o de la perspectiva que utilicemos. No todo lo malo que nos pasa es porque seamos malas personas y nos merezcamos todo lo malo, al contrario, muchas situaciones nos suceden para demostrarnos a nosotros mismos la fortaleza que innatamente tenemos para afrontar todo lo que nos deparará el destino. Es como una especie de batalla intrínseca que se desata, de la cual ampliamente saldremos muchísimo más fuertes de los que nos creemos capaces. Puede llevarnos más tiempo la realización de una eventual meta, pero eso no significa que no sea válida, ni mala, ni tardía: todo llega en el momento que deba llegar. Mientras hay que disfrutar del proceso y no frustrarse, sin caer en la mala decisión de compararte con el de al lado. Cada uno es único e irrepetible, y el hecho de que algunos lleguen antes que otros, no los hace más buenos o más capaces que uno mismo. No existen cosas imposibles ni irrealizables, si yo quiero, yo puedo. Todo depende siempre de nosotros, del ímpetu con el que hagamos las cosas. La fuerza radica en nuestro interior, ni más ni menos, por ello todo es realizable.

Este camino de la vida parece tan largo…. pero es tan corto cuando lo transitamos con mucha intensidad, disfrutando cada momento como si fuera el último.  Ahí está el secreto: disfrutar. En este tiempo que vivimos con tanta vorágine, a contrarreloj, yendo y viniendo para todos lados, buscando en otros lugares distintas formas de generarnos estados de felicidad más constante y lo único que conseguimos es aumentar nuestro nivel de estrés. ¿Por qué? Porque buscamos algo que tenemos al lado nuestro, en la cotidianidad. Las cosas sencillas y simples que la misma vida nos regala para que las usufructuemos de la mejor manera posible, pero no, como que nuestro nivel de conformidad es cada vez más elevado. Nos olvidamos de vivir cada día, cada minuto, cada segundo; no decimos a nuestros seres queridos cuanto los amamos, “te quiero”, “te amo”, “me haces muy feliz”, “gracias”. Cosas muy naturales pero difíciles de expresarlas y exteriorizarlas muchas veces. Por ahí preferimos plasmarlo en las redes sociales, pero sería como una forma de simplificar algo tan bello y tan intimo, dándole el punta pie inicial para que otras personas opinen y juzguen lo que sentimos y la forma en que lo llevamos a cabo, sin ningún tipo de necesidad. Pero a veces nuestro narcisismo nos domina y caemos presos de él. Yo confío que el ámbito privado es mejor y más productivo que el virtual de las redes sociales a la hora de exteriorizar nuestros sentimientos hacia otras personas.

Siguiendo este ítem de los sentimientos y de las personas que forman parte de nuestra vida, es muy importante que podamos hacerles saber lo valiosas que son para nosotros. Nunca sabremos cuando será la última vez que las veamos y que podamos disfrutar de su compañía, sean familiares, amigos, conocidos muy cercanos. El ser humano no es eterno, y por lo tanto tenemos una vida y cuando ésta se lo propone, nos presenta situaciones que son muy complicadas de comprender. El tener que aprender a convivir con las ausencias de personas las cuales amamos tanto, que de un día para el otro ya no están más con nosotros. Y ahí nos queda la reflexión final que hacemos, o que intentamos hacer pero no podemos. Porque no hay razón humana que pueda aceptar la idea de que ya no están más físicamente, que ya no las veremos ni compartiremos lindos y agradables momentos juntos. Nos cuesta asimilar la pérdida, no la aceptamos. Pues todas son injustas a nuestro entender. Nadie nos va a convencer de lo contrario. Y nos vamos aferrando a cosas, creencias, seres sobrenaturales, a Dios. Todo lo que nos ayude a menguar nuestra tristeza, nuestro hondo pesar. Es invaluable la falta que hace, es un vació que no se llena, que nada lo llena, nada lo cura, sino que está ahí, ausente, solo con el recuerdo de la persona que ya se fue, y que nos dejó, pero nos regaló los mejores momentos de su vida. Y que a pesar de que era valiosa para nosotros, también nos hacían más valiosos y mejores personas a nosotros mismos.

En fin, es difícil la vida como verán, es un camino lleno de cosas impredecibles, por más que creamos que tenemos el control de todo, no es así.  Siempre habrán situaciones inmanejables, errores excusables que cometeremos, y un sin número de cosas que pasarán sin que las programemos. Pero… ¡¡¡qué lindo es vivir la vida!!! Nunca olvidemos que pese a todo solo tenemos una, y lo que si va a depender de nosotros será la forma en la que nos propongamos vivirla. Sabiendo que en cada paso que demos, nos irá enseñando de su propia sabiduría.

https://wordpress.com/view/animanias76074953.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s