ECONOMISTA

– Gracias por venir Judith.
– Me he escapado, tenía muchas ganas de verte, dijo dándole un pico a Víctor que estaba preparando la comida en la cocina.
– ¿Que le has dicho a tu novio para poder venir un lunes por la tarde?.
– Como tenía luego guardia por la noche, le he dicho que he cambiado la guardia con una compañera que me lo ha pedido para hacer la tarde también.

Judith entró en el salón y dejó en una silla una pequeña mochila que llevaba para hacer noche en el hospital. Volvió a la cocina y Víctor se la quedó mirando, llevaba una minifalda vaquera con camiseta blanca de tirantes, llevaba su pelo rojo recogido en una coleta.

– ¿Me acompañas a la mesa?.
– Ya he comido antes de salir de casa, tu come tranquilo, te espero.
– Me va a ser difícil comer contigo delante, desde que has entrado solo estoy pensando en follarte…
– Tenemos hasta las ocho, tu verás…

Víctor entró al salón con un plato de ensalada de verano y se sentó a la mesa.

– Ponte de pies aquí, quítate la camiseta.

Judith le obedeció y se quedó de pies desnuda de cintura para arriba, delante de él. Puso los brazos en jarra enseñándole las tetas y esperando otra indicación del médico.

– Me encantan tus tetas y tu piel pecosa, eres tan clarita, ven aquí…

Avanzó hasta él y le puso los pechos delante de la cara.

– ¿Quieres que te coma las tetas?, dijo dando un pequeño bocado a una de ellas.
– Ummmmmmm…

Luego se metió una teta en la boca apretándoselas con las manos y al rato pasó a chupar el pezón del otro pecho. Se las comía con fuerza, con ansia. Judith ya estaba jadeando.

– Súbete la falda, mmmmmmmmmmmmmmm, así, quiero verte las braguitas, me gustan mucho también, siéntate aquí…

Con la falda remangada se subió encima de Víctor que puso las dos manos sobre el culo de la enfermera.

– ¡Que culazo tienes!, dijo dándola un pequeño azote.
– ¿Te gusta?, ¿no crees que estoy gorda?.
– ¿Gorda?, jajajaja, que bobadas dices, tienes un culo como dios manda, dijo soltando otro azote y luego apretando sus nalgas para que se bambolearan – de los que suena bien mientras te los follas desde atrás, me gusta todo tu cuerpo, tienes unas curvas divinas, ni se te ocurra adelgazar un gramo…
– Me pone mucho cuando me dices esas cosas…
– Además hoy me das mas morbo, estás sudando…
– Hace mucho calor…
– Suéltate el pelo, así mucho mejor, ¿tienes calor?, si quieres bajamos a la piscina y nos damos un baño.
– Ya sabes que no puedo hacer eso…
– ¿Porqué no?.
– Porque podría verme alguien…
– Aquí no te conoce nadie, vivimos poca gente en esta parcela.
– Siempre te puede conocer alguien, es una ciudad muy pequeña.
– Me gustaría que bajaras a la piscina, que te vieran conmigo, que dijeran joder quien es la pelirroja esa que va con el médico, ¡¡menudo culo tiene y vaya tetas!!, me encantaría presumir de ti, echarte crema delante de los vecinos, comernos la boca en la piscina, que nos llamaran la atención porque hay niños delante…
– ¡Que ideas mas morbosas tienes!.
– No me digas que no te has puesto cachonda de pensarlo, eres como yo, te encanta el riesgo, para otro día traete un bañador y nos bajamos, te vas a poner tan cerda que vamos a tener que subir a follar como animales…
– Ummmmmmmmmmmm Víctor, deja de decirme esas cosas…
– No solo te llevaría a la piscina, te llevaría a mas sitios, de compras, a cenar, follaríamos en los baños de los restaurantes, en los probadores de las tiendas, me harías mamadas en el cine viendo una película…alguno te acabaría conociendo si, pero eso te daría mas morbo…
– Me estás poniendo muy cachonda, dijo Judith sacándole la polla a Víctor.

Se apartó las braguitas y puso el coño directamente sobre el miembro de él dejándose caer, luego se frotó delante y atrás restregándole la polla a lo largo de toda la rajita.

– ¿Hace cuanto que no follas con tu novio?.
– Desde ayer.
– ¿Y que tal fue?.
– Bien, como siempre, pero no quiero hablar de él ahora.
– ¿Se la chupaste?.
– Si.
– ¿Te dió por el culo?.
– No.
– ¿No?, joder tu novio es imbécil, yo te daría por el culo todas las veces.
– A lo mejor soy yo la que no quiere.
– ¿Como follasteis?.
– Me puse sobre él.
– ¿Como estás ahora conmigo?.
– No, tumbados en la cama.
– ¿Se corrió dentro?.
– Si.
– Así que vienes con la leche de tu novio dentro de ti, para luego follar conmigo.
– Se corrió ayer, no creo que quede mucha leche dentro, jajaja.
– ¿Ya quieres que te folle?.
– Mmmmmmmmmmmm, si, quiero que me la metas ya.
– ¿A mi no me la vas a chupar?.
– Lo que quieras, si quieres te la chupo…te haría ahora cualquier cosa…
– No vuelvas a follar con tu novio un día antes de hacerlo conmigo y si lo haces que no se te corra dentro, no me gusta.
– Venga olvida eso…¿quieres que te la chupe?.
– ¡Ven aquí zorra!.

Víctor se puso de pies y agarrando por el pelo a Judith hizo que se se agachara, quedó de rodillas en el suelo y de golpe la metió la polla en la boca, luego sujetándola por la cabeza comenzó una follada salvaje metiéndosela hasta el fondo, ella apenas podía respirar, pero se dejó hacer.

– ¿Te gusta que te follen la boca eh?, ohhhhhhhhhhh, toma zorraaaaaa…

Una de las veces que Judith pudo zafarse de su polla se quedó mirando hacia arriba.

– ¿Vas a follarme ya?.
– Que te calles, te follaré cuando yo diga, ¡¡ven aquí!!, dijo Víctor volviéndola a sujetar de la cabeza y metiéndosela en la boca de nuevo.

Ahora ya no solo la sujetaba por la cabeza sino que pegaba golpes fuertes de cadera para follarla brutalmente, hasta que en una última acometida se quedó con la polla en la garganta de la pelirroja.

– Ahhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhhhhhh, ahhhhhhhhhhhh, tomaaaaaaaaaaaaaaa, me corroooooooooooooooo, me corrooooooooooooooo, trágatelo, trágatelo puta, mmmmmmmmmmmm…mmmmmmmmm, trágatelo joder…

Judith se separó de él tosiendo, el semen se le escapaba de la boca y quedó de rodillas mirando hacia abajo.

– Cofff, cofffff, eres un cabrón, joder…coffff, coffff, dijo ella mientras recogía con la mano la lefa que le caía por los labios, – te has pasado.
– Anda vete a ducharte mientras voy comiendo, luego voy a darte por el culo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s