ANA LESMAN

 

Me gusta pensar que me miras para saber si yo te miro.

Me gusta creer que me buscas entre palabras amontonadas.

Me apasiona pensarte sabiendo que tú, imprevisiblemente asustado,

no dejas de percibirme entre las páginas de tu libro.

¡Contémplame, sí! Hazlo aun con tu mente perdida…

Pero mírame siempre, Amor mío.

Aunque yo haga que no te miro.

Aunque tú hagas que no me ves.

Aunque el tiempo se congele entre mi no mirar observando,

y el tuyo que no quiere ver que me estás deseando.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s