MANGER

 

Ya sé que nuestra cita era a las seis de anteayer,

que me esperaste sentada viendo la lluvia caer,

que pensaste en levantarte y ser la última vez.

 

Ya sé que la melancolía se atesoró de tu ser,

que olvidaste las promesas, que esperaste hasta las diez

tan sólo por dedicarme lo más agrio de tu hiel.

 

Ya sé que te creíste engañada, que no me querías ni ver,

que tiraste nuestro anillo, sí, ya lo sé,

en los mismos adoquines que pisaron nuestros pies.

 

Ya sé que no fui fiel a la cita, que merezco tu desdén,

que me otorgaste ese tiempo para explicarte el porqué,

que nuestro amor se ha esfumado entre tu sien y mi sien…

 

Sí… Ya sé que mi muerte no me sirve de rehén.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s