MOISÉS ESTÉVEZ

…no está el panorama como para perder el tiempo, y al forense se le
acumulaban los cadáveres de manera inusual.
La noche en la metrópolis se había convertido en refugio de criminales y
víctimas al mismo tiempo. Metrópolis testigo de una lucha mortal por el control
de sus calles. Drogas, prostitución, apuestas ilegales, extorsión, tráfico de
armas… cualquier argumento lejos de ser ficción, relacionado con la
delincuencia más extrema, era válido para aquellos hampones que incluso
llegaban a manipular y dominar parte del sistema que en teoría debía vigilar
que se cumpliera la ley. Jueces, fiscales, policías, políticos, una largo etcétera
que engrosaba la nómina de grupos organizados y mafiosos.
El detective Mike y su compañera bajaron al sótano de la comisaría 23,
donde aquel forense se afanaba en su trabajo, a ver si con su informe
preliminar tendrían de un hilo del que tirar para con su enésimo caso de
asesinato…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s