ANA LESMAN

Estás ahí, entre las hojas de un libro sin acabar. Entre una realidad sin aparecer. Entre un comienzo triste y un lloroso final.

Tú, sí, ahí estás.

Un marcador señala la página en la que, desde ese segundo, a mi alma le gusta habitar. Se abstrae en esa hora de todos los días. Porque todos los días son un mismo despertar.

El reloj de lo utópico se detiene en esa verdad. O quizás me confundo. Quizás las lágrimas… ¡Nublaron mi razón!, dejándome sin entendimiento para discernir que no muere lo que nunca vio la luz.

Ahora sé que nos sobraron mil argumentos para tan poco papel. Y nos faltaron millones de pretextos para relatar una crónica de ficción.

Así, eternamente, las hojas de mi libro serán las tuyas. Quiero admitirlas sin leerlas. Quiero guardarlas en un rincón de la gloria. Que jamás pierdan el color de la inocencia.

Inocencia que quedó señalada en la misma página que dejé sin desvelar.

Con motivos. Sin ti.

Con deseos. Sin despertar.

 

https://pergaminosdealma.wordpress.com/

Un comentario sobre “Tú, mi motivo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s