ROCÍO PRIETO VALDIVIA

Fueron muchos momentos en la vida, la música no dejaba de sonar en esa habitación. Las imágenes fueron tomando vida propia; las tazas tinteneaban, las luces, el estante de revistas, “tu postre favorito” sentada junto a otro hombre. Sonriendo siendo feliz, tal vez debiste insistir y dejar los celos absurdos que ahogaron al verano en aquella época.

Ahora he te aquí en la soledad, en ese cuarto de 4× 4, tu imagen se va reflejando en la luna se desdibuja, se traslada de izquierda a derecha, se mofa, se revuelca como un pequeńo gusarapo, sin fuerza, trara de soltarse, de correr, pero no puede. Las vueltas del café, el tintinear de las tazas su blancura, el sabor de sus jugosos labios, se escurre tras las cucharadas del caldo de talpeño.

2 comentarios sobre “Alegría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s