ECONOMISTA

Entró en los jardines del hotel y habían preparado como una especie de lunch de bienvenida. Cogió un refresco cuando se cruzó con uno de los camareros y se puso a buscar a algún colega que fuera conocido. No tardó en ver a algunos con los que tuvo unas palabras, así hasta que se dió cuenta que de Paloma estaba junto a un árbol con otra mujer.

Víctor fue andando hasta ellas y saludó con dos besos a la mujer de su amigo. Estaba espectacular con una falda blanca de tubo hasta las rodillas y una camiseta morada con cuello de pico, llevaba el pelo de manera informal recogido en una coleta y a pesar de que llevaba poco maquillaje Paloma le pareció la mujer mas sensual del planeta.

– ¿Que tal, a que hora has llegado?.
– Pues me vine ayer, tengo muchos amigos en Barcelona y así aproveché ayer para cenar con algunos de ellos, dijo Paloma.
– Ah, yo me he venido en el AVE esta mañana, que pena que no hayamos coincidido.
– Pues si.

Luego le presentó a la mujer con la que estaba hablando.

– Esta es Gemma, es de aquí de Barcelona, también otorrina.
– Encantado, dijo Víctor dándola dos besos.

La acompañante de Paloma era un poco mas baja que ella, mediría sobre 1,65, rubia, atractiva, con el pelo largo y muy poco pecho, aunque tenía un culazo de infarto, rondaría los 40 años y a Víctor le era muy familiar, conocía de algo a aquella mujer, pero no se acordaba muy bien.

– Os dejo un momento, dijo Paloma acercándose a saludar muy efusivamente a un médico mayor al que parecía que tenía mucho cariño.

Víctor de repente se quedó a solas con Gemma y empezaron a hablar sobre el congreso y sus respectivos trabajos en el hospital, así hasta que ella le dijo.

– ¿No te acuerdas de mi, verdad?.

Víctor se sorprendió por la pregunta y luego se quedó mirando fijamente a su acompañante. Claro que la conocía. Congreso de Segovia hacía unos 10 años.

– Segovia, dijo Víctor.
– Ah, pues si que te acuerdas, que sorpresa encontrarte aquí.

En un principio no la había reconocido, pero Víctor no olvidaba cuando se follaba a una mujer y menos si estaba casada. Fue en un congreso de Segovia, Gemma era un caso especial además, pues recordaba que acababa de contraer matrimonio cuando tuvieron la aventura aquellos días, estaba algo cambiada, por aquel entonces ella llevaba el pelo mucho mas corto y no tenía la cara tan afilada como ahora.

Se conocieron allí mismo en el congreso de Segovia y follaron dos noches seguidas a pesar de que Gemma apenas llevaba unos meses casada. No la había vuelto a ver desde aquel día.

– ¿Y que tal te va?, ¿familia, hijos?.
– Si, sigo casada y tengo una niña de 7 años.
– Muy bien, estupendo…

Mientras hablaban fueron dos colegas donde estaban y le saludaron a Víctor.

– Pero mira quien está aquí, ¿que pasa, tío?, le dijeron dándole un abrazo, – No sabíamos que venías, esta noche tenemos que salir de fiesta, eh?

Casi se le llevaron a rastras a tomar una copa.

– Perdona, ahora te le devolvemos, le dijeron a Gemma.
– Disculpa…

– Ya vemos que sigues igual, no pierdes el tiempo, lo primero las mujeres, jajajajaja, les oyó decir Gemma a los amigos de Víctor mientras se alejaban.

No le quedó mas remedio que tomarse un par de vinos con aquellos dos antiguos compañeros a los que conocía de varios congresos, cursos y noches de marcha. Mientras estaba con ellos se fijó en Paloma que estaba casi a su lado, seguía hablando con el señor mayor al que trataba muy fraternalmente y con cariño como si fuera su padre. Ella también le miró de reojo y fue sorprendido como un chiquillo pequeño mirando lo que no debía, rápido desvió la vista, pero ya era tarde, luego fueron varias veces mas las que no se perdieron contacto visual.

Empezaba su ritual de cortejo. Si tenía alguna duda cuando llegó, el verla con esa falda tan ajustada se le disiparon todas. Se moría por follarse a Paloma y lo iba a intentar.

Después subió a la habitación del hotel y colocó la ropa en el armario y se pegó una ducha antes de bajar a comer. El servicio era tipo buffet, cogió la comida y buscó a Paloma, pero ella estaba sentada comiendo con el señor de antes así que se puso con los dos amigos que le hacían gestos con los brazos para que se sentara con ellos.

Durante la tarde fueron las charlas del congreso y cuando terminaron se subió de nuevo a la habitación. Se tumbó en la cama, estaba cansado, pero tenía que bajar a cenar, además los dos amigos ya le habían advertido.

– Cuando terminemos de cenar, nos han habilitado una pequeña sala de fiesta para poder tomarnos una copa, contamos contigo…
– Esta noche no, chicos estoy cansado.
– Venga no nos fastidies, tienes que bajar, ya verás como lo pasamos bien y seguro que ligamos…

Bajó a la cena y en una de las mesas estaban Gemma, Paloma y otras dos médicos, Víctor se quedó unos momentos hablando con ellas preguntando que les había parecido el congreso.

– Luego me han dicho que tenemos una pequeña sala para tomar unas copas, ¿os vais a quedar?, preguntó Víctor.
– No, yo hoy prefiero acostarme pronto, ha sido un día muy largo.
– De eso nada Paloma, claro que nos vamos a pasar a tomar algo, dijo Gemma.
– Vale, pues luego nos vemos.

Se despidió y se fue a sentar de nuevo en la mesa con los dos amigos.

– ¿Ya estás otra vez ligando con la rubia?, como eres, ¡no pierdes el tiempo!, dijo uno de ellos.
– La verdad es que está muy buena, pero yo prefiero a la morena, a la Mónica Bellucci, ¡tiene un cuerpo de infarto!, dijo el otro.
– ¿Mónica Bellucci?, preguntó Víctor.
– Si, la morena esa de la blusa negra, no me digas que no se parece…
– Ah Paloma.
– ¿Se llama Paloma?, ¿la conoces?.
– Claro, desde hace muchos años, íbamos juntos a clase en la universidad, la conozco desde primer curso, está casada con uno de mis mejores amigos, ya os digo que llegáis un poco tarde, tienes dos hijos…
– Ohhhhh, pues que pena…¿y la rubia también esta casada?.
– Pues creo que también, aunque a ella apenas la conozco de otro congreso, dijo Víctor.

Siguieron hablando durante la cena hasta que terminaron y luego pasaron a una especie de sala con barra, como un bar pequeñito, donde fueron muchos de los médicos que habían estado en el congreso. Estaba Víctor con sus dos amigos cuando vieron entrar al grupo de las 4 chicas que estaban en la mesa de Paloma.

– Ahí vienen tus amigas.
– Voy a pedir una copa, les dijo Víctor.

Se acercó a la barra y justo coincidió con Gemma que estaba pidiendo copas para las otras tres acompañantes, le presentaron a las otras dos médicos que no conocía y luego se quedaron a solas.

– No sabía que te ibas a quedar, luego se te va a hacer tarde para volver a casa y mañana hay que madrugar, empezaban de nuevo las charlas a las 9:00, dijo Víctor.
– Bueno, voy a disfrutar todo el congreso aquí, no vivo exactamente en Barcelona, sino en un pueblo a 50 minutos y al final he decidido quedarme el finde en el hotel.
– Ah pues estupendo.
– Ya sabes como es la vida con hijos, está difícil poder escaparte dos días, así que aquí estoy, me han dado permiso, jajajaja.
-Jajajajaja, yo no tengo ese problema, no tengo que dar explicaciones a nadie, estoy soltero.
– Hombre, yo tampoco es que tenga que estar dando explicaciones, ya no somos unos niños…
– No quería decir eso, por supuesto que no somos niños, por cierto estás muy cambiada de cuando nos conocimos en Segovia.
– ¿Ah si?, ¿para mejor o para peor?.
– Para mejor, por supuesto, el pelo mas largo te queda mucho mejor y pareces mas delgada, no sé como si hicieras deporte…
– ¿Deporte?, la verdad es que no haga nada desde hace años.
– Pues nadie lo diría…
– Tu sigues igual que siempre, veo que no has cambiado.
– Si, que he cambiado, 10 años son muchos años.
– Ya sabes a lo que me refiero, jajaja, aunque físicamente has cambiado, también a mejor…
– Bien bien.

Era evidente el coqueteo que se traían, Víctor no había tenido que hacer mucho esfuerzo para comprobar que Gemma estaba receptiva a un posible encuentro sexual de nuevo. Se quedó mirando detenidamente a su acompañante, llevaba unos pantalones vaqueros azul claros bastante ajustados con unas sandalias con cuña y en la parte de arriba como una blusa de seda roja con media manga, seguía teniendo un tremendo culo como hacía 10 años y aunque era muy guapa, se notaba que había pasado el tiempo.

Luego miró hacia el grupo de Paloma y no la vió entre sus acompañantes. Se sintió decepcionado pues Paloma ya no estaba en la sala de fiestas y ni tan siquiera se había dado cuenta de cuando se había ido.

Víctor salió un momento fuera para ir al baño y Paloma estaba justo fuera hablando por teléfono, se vieron y al pasar por su lado le dijo.

– Dale recuerdos a Andrés.

Entró en el baño y mientras meaba se alegró de haber bajado a cenar y quedarse a tomar una copa como le habían pedido los colegas. Comenzó a pensar en Paloma, llevaba unas sandalias en los pies junto con un pantalón negro de vestir y en la parte de arriba una blusa blanca cruzada en V. A pesar de que se notaba que era todo un mujerón le gustó mucho a Víctor que llevara el pelo recogido en una coleta, aunque estuviera arreglada eso le daba un estilo mas juvenil e informal. Cuando salió seguía en el mismo sitio, pero ya no estaba hablando por teléfono, estaba revisando los whatsapp como si le estuviera esperando.

– Vaya por fin, no hemos podido hablar en todo el día, dijo Víctor.
– Si, la verdad es que ha sido un día de locura, es lo que pasa en estos congresos, tantos conocidos, hay que saludar a mucha gente…
– Desde luego, ¿te quedas a tomar una copa por lo menos, no?.
– Ya me iba a subir a la habitación, mañana nos tomamos esa copa que no hay que madrugar.
– Venga Paloma, que hay que aprovechar, solo son dos noches, vamos que se lo digo a Andrés que no te lo has pasado bien eh, jajaja..
– Una copa rápida, aunque de verdad que no me apetece nada…
– Vaaaaaaaaamos, dijo Víctor empujándola por la cintura.

Cuando volvieron a entrar en la sala de fiesta, ya había mas compañeros, la música estaba mas alta y la gente empezaba a estar mas animada.

Se presentaba una noche interesante.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s