ECONOMISTA

No habían pasado ni dos días cuando Claudia ya estaba de nuevo chateando con Toni24, para ser la segunda vez a mi mujer ya se le había pasado el miedo, parecía que había hecho esto toda la vida. Comenzaron hablando cosas cotidianas, Toni le contó algo sobre su novia Marta que trabajaba en una tienda de ropa y se la describió un poco físicamente, luego terminaron chateando sobre el tipo de relaciones que tenían, que es lo que a Marta le gustaba en la cama y esas cosas.

Yo de nuevo volví a sentarme detrás de ella leyendo que es lo que iba escribiendo.

– El otro día estuvo muy bien, es una pena que David se corriera antes de tiempo, podríais haber pegado un buen polvo,
 dijo Toni24.

– ¿Y puedo saber que es lo que llevas puesto?.
– Un pijama.
– Venga Claudia, puedes hacerlo mucho mejor, dime que llevas debajo del pijama, como es tu ropa interior.
– Llevo un sujetador negro y unas braguitas negras de encaje.
– ¿Es un conjunto?.
– Si.
– ¿Siempre llevas esos conjuntos hasta para estar por casa?.
– Depende, mas o menos si, aunque tengo otra ropa interior para el tema deportivo.

– Entiendo, ¿y que tal David, ya está excitado?.
– Si.

Esta vez ni tan siquiera lo comprobó con la mano, no hacía falta.

– Me encanta. ¿Te ha contado algo de mi, por ejemplo que una temporada estuve viéndome con un matrimonio?.
– No.
– ¿Te gustaría que te lo contara Claudia?.
– Si, podría estar interesante.

– Pues hace años una pareja se puso en contacto conmigo a través del chat, él era un empresario que estaba casado con una chica andaluza, era una morena muy atractiva, los dos tendrían sobre 45 años. La primera vez quedamos en un restaurante que ellos me dijeron y estuvimos hablando un rato, yo no podía creerme que ese tipo de gente hicieran esas cosas, ya me entiendes, se notaba que eran de buena posición social, cuando alguien tiene dinero se nota, a parte de que el marido tenía una educación exquisita, ella también debía ser de buena familia, tenía mucha clase. Esa misma noche fuimos a un hotel de cinco estrellas que pagó el marido, quería que me follara a su mujer.
– ¿Y lo hiciste?.

– Claro, aunque tengo que reconocer que iba muy nervioso, también para mi era la primera vez, ellos se notaba que también eran novatos, hicieron mucho hincapié en el tema de la discreción.
– ¿Y que pasó aquella noche?.
– Mmmmmmmmm, ¿así que quieres detalles eh Claudia?.
– Si.

Mi mujer me cogió una mano e hizo que se la metiera por dentro de las braguitas, ya estaba muy cachonda otra vez. Me dió mucho morbo que le gustaran tanto este tipo de historias, al fin y al cabo es lo que yo pretendía que Claudia me hiciera a mi.

– Pues entramos en la habitación y nos servimos una copa, estuvimos un rato hablando, al final el marido me preguntó ¿te gusta mi mujer? Y yo le dije que si, que claro, ella se quitó el vestido y se quedó en ropa interior. Llevaba un conjunto de estos con liguero y todo, estaba un poco delgada, pero tenía buenas tetas, se notaba que eran operadas, empezamos a besarnos, todo muy suave y sin prisas, luego el marido se sirvió otra copa y se alejó de nosotros, entonces es cuando entendí que no iba a participar, que solo quería mirar, era un cornudo, como tu marido…

Yo masturbaba a Claudia muy despacio, no quería que termináramos como el otro día, aunque yo estaba bastante excitado detrás de ella, la polla ya me estaba palpitando de nuevo.

– Dime algo Claudia, dime que tu marido es un cornudo.
– David es un cornudo.
– MMMMMMMMM…
– Sigue por favor.
– ¿Te está gustando la historia Claudia?. Es totalmente cierta.
– Si, me está gustando.
– ¿Estás excitada?.
– Si.
– ¿Mojada?.
– Si, me está tocando David.
– MMMMMMM, bien, veo que no perdéis el tiempo.
– Sigue con la historia.

– Está bien, pues nos fuimos a la cama, ella y yo, bueno me dijeron que se llamaba Sofía, le quité el sujetador y estuve un rato jugando con sus tetas, ya sabes, tocándoselas, chupando, etc…luego bajé sus braguitas y ya estaba muy excitada, la penetré con los dedos y luego me la comí, la chupé el coño hasta que se corrió por primera vez. Cuando terminé le miré al marido y seguía muy tranquilo con la copa en la mano, luego le dijo a su mujer “te toca a ti”.

Me acerqué al oído de Claudia.

– ¿Que tal vas?.
– Estoy muy excitada, tócame mas despacio…no quiero correrme todavía, dijo mi mujer con los ojos semi cerrados y voz sensual.

Era increíble lo cachonda que estaba mi mujer, ni me imaginaba que esto del chat pudiera ponerla tanto, no sé si era por la novedad o por la historia que estaba contando Toni24, pero estaba claro que Claudia quería pegarse una buena corrida sin prisas.

– Sofía me desabrochó el pantalón y me sacó la polla, cuando vió el tamaño que tenía se rió un poco y luego me hizo gracia porque se la enseñó al marido como diciendo, “pues mira, es verdad, la tiene enorme”, me la meneó muy despacio y suave, casi ni sentía su mano, entonces el marido le dijo “chúpasela” y ahí se terminó su clase y su dinero, ya solo era una zorra de tetas operadas intentándose meter lo mas posible mi pollón en la boca, no dejaba de mirarle al marido a los ojos, eso me ponía mas caliente todavía, reconozco que la primera vez no aguanté mucho, se lo avisé que parara o sino me iba a correr en su boca.
– ¿Y lo hiciste?.
– No, la primera vez me dijo su marido que me corriera encima de ella, lo hice por sus tetas y un poco por su cara.
– ¿Y luego?, ¿ya terminasteis?.

– Yo me quedé tumbado en la cama, recuperándome, ella se acercó donde estaba el marido y se sentó en sus piernas, se estuvieron haciendo cariñitos y hablándose en bajito, yo no les escuchaba, ella le sacó la polla y comenzó a masturbarle muy despacio, al poco me vieron que ya estaba de nuevo a punto y su marido me dijo “quiero que te folles a mi mujer”, ella vino a la cama y me puso un preservativo, le pregunté al marido que como quería que lo hiciéramos y él me dijo “como vosotros queráis”, echamos un buen polvo, en distintas posturas, ella encima, yo encima, a cuatro patas, de lado, el marido se estuvo masturbando mientras follábamos, era muy morboso, luego el marido la dijo que volviera a chupármela y me dijo que me corriera en su cara y después se corrió él pajeándose.
– ¿Tú se la chupas a David, Claudia?.
– No.
– ¿Porqué?. ¿No te gusta?.
– No mucho, tampoco me lo pide.
– ¿Estás muy excitada?
– Si.
– ¿Se la chuparías ahora?.

Claudia ya movía las caderas cada vez mas rápido, incluso había abierto los piernas para facilitar que la masturbara.

– Mas despacio, mas despacio, gimió mirando hacia atrás.
– Contéstale, dije yo

Luego tecleó.

– No lo sé.
– ¿No te apetece chupársela al cornudo de David?, imagina que eres Sofía que me la está chupando a mi…

– Venga contesta.
– Si, lo haría.
– ¿Quieres que te lo mande yo?.
– Si.
– Chúpasela al cornudito de tu marido, chúpale la pollita…

Claudia se giró y me besó en la boca con lengua, luego me sacó la polla y se fue agachando sin soltármela.

– ¿Que haces, Claudia que haces?, dije yo.

Me parecía increíble que le hiciera caso a Toni24, pero mi mujer estaba como ida, totalmente cachonda y fuera de si, se agachó sobre mi polla y sin titubeos se la metió por completo en la boca.

¡Claudia me estaba chupando la verga!

Y que manera de hacerlo, nunca me la había comido así, con ese ansía y succionando bien fuerte, como si quisiera aspirarme la leche que estaba por salir de un momento a otro, mamando arriba y abajo, acompañando con la mano, era el séptimo cielo. La sujeté por el pelo haciéndose que se apartara.

– Para, que me corro.

Ella me hizo caso, me soltó la polla y se giró de nuevo para volver a ponerse frente al teclado.

– Acabo de hacerlo.
– ¿Se la has chupado a David?, ¿pero muy poquito no?.
– Me ha dicho que parara o que se corría.
– ¿Y no quieres que se corra en tu boca como hacía yo con Sofía?.
– No.
– Vaya que pena, de todas formas has estado poquito, ¿te hubiera gustado chupársela mas tiempo?.
– Si, pero ya sabes que se corre muy rápido…
– JAJAJAJAJA, ya lo sé, que cornudo es, ¿te está masturbando?.
– Si.

– ¿Y vas a correrte?.
– Si.
– Yo también voy a correrme, ¿quieres verme la polla mientras lo hago?.
– Si, quiero verlo.

Al momento Toni24 hizo video llamada y Claudia la aceptó sin preguntarme, yo seguía detrás de ella masturbándola y cada vez movía mas rápido las caderas, estaba claro que no la faltaba mucho a mi mujer. De repente en la pantalla apareció el pollón de Toni, se la meneaba con ligereza delante de la cam.

– Voy a correrme Claudia, voy a hacerlo, dime que me corra…
– ¡¡¡Córrete, córrete!!!,
 tecleó.

El cuerpo de mi mujer comenzó a convulsionarse en el momento que la polla de Toni24 escupía chorros y chorros de semen.

– ¡¡¡Ahhhhhhhhh, córrete córrete, córrete, córrete!!!, chillaba ahora Claudia sin dejar de mirar la pantalla, como si Toni pudiera escucharla.

Se estaban corriendo los dos a la vez y yo no quería ser menos, con la mano que no masturbaba a Claudia me sacudí la polla varias veces aprisionándola contra la espalda de ella hasta que eyaculé también.

Cuando terminamos Claudia estaba jadeante con las piernas abiertas y toda mi lefa por su espalda, pero eso no pareció importarla.

– ¡Joder que bueno!, dijo.
– ¿Te ha gustado?, pregunté yo.
– ¿Tú que crees cornudo?, dijo con una sonrisa extasiada como si se hubiera metido algo.
– Me encanta que me llames eso…
– Lo sé.

Claudia se tumbó boca abajo en el sofá.

– Anda limpiame lo que has echado y luego hazme un buen masajito en la espalda, cornudo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s