ESRUZA

 

Poco a poco, muy lentamente, haré que las memorias pasen, nuevamente, al cofre de los recuerdos inolvidables, pero que también hacen daño. Te metiste tan fácilmente en mis sentimientos que, ahora, será difícil enviarte a mi pequeño cofre, que se hará grande contigo.

No pudiste, o no quisiste llevar a buen fin lo iniciado. Por comodidad, por temor o, por lo que menos quiero pensar, por desamor; no lo sé y nunca lo sabré, ya no importa. Los años te volvieron temeroso, sin arrojo; preferiste la comodidad y te quedaste sin paz, sin amor y sin ternura verdaderos y yo me he quedado en un mar de confusiones, pero poco a poco, nuevamente, intentaré dejar que seas el último pensamiento por las noches y el primero al amanecer, aunque difícil sea.

Volverás a mi pequeño cofre algún día, pero nunca te olvidaré y, mucho menos te dejaré de amar, aunque merecedor de ello no seas y no habrá más ensoñaciones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s