ROBERTO RODRÍGUEZ ARCOS

 

Las horas arráncalas del tiempo

Y deja que el sol siga su brillo de manera constante

Y sin interrupciones.

deja que la oscuridad llegue noche

con noche trayendo sus sombras que más

que sombras son penumbras.

y más ahora que ya se acerca el otoño

que aunque el verano muera

jamás podrás olvidarla

con entusiasmo ferviente mencionar su nombre

que solo con pensarlo el diluvio se viene encima.

Los días pasan y el otoño nos muestra la desnudez

de los árboles y arbustos,

las hojas del calendario caerán

y conforme avance el tiempo.

Vendrán las voces que te harán pronunciar su nombre…

El nombre de tu pequeña niña.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s