ESTHER DE PABLO

Pero le sentía cerca

No conocía su olor, ni la temperatura de su cuerpo, ni el tacto de sus manos

Le conocía,

por como me hablaba de él, por cómo le sentía dentro

cuando yo le hablaba de mí y él me respondía

como si estuviera a mi lado

Pero estaba lejos

A miles de kilómetros

Y no conocía su olor , ni su temperatura

Tan sólo su mirada triste, de quien ha visto mucho;

tantas veces remirada en el whasUpp

Pero le sentía cerca

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s