ESTHER DE PABLO

Y aquello fue todo lo que podía esperar

Fueron tantas las ilusiones creadas sin base. Tantas las virtudes que colgó de las guirnaldas que le había fabricado, que tanto brillo le impidió comprobar su falta en él. Pero no importa, la fantasía también alimenta el alma solitaria; pensaba cuando le sentía alejarse, expulsado. La realidad ya no le permitía volver a reír como solía, cuando aún creía que el amor era posible. Nunca creyó en los cuentos de princesas, pero su alma clamaba por que fueran ciertos y a cada hombre que era capaz de acercarse a ella le colocaba la corta capa del príncipe en su caballo. Pero la vida todo lo recoloca; aunque no guste.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s