NEUS SINTES

Pasaron dos meses cuando Hikary con algunos medios que poseía gracias al poder que su madre en sueños le habia adquirido y tambien gracias a su sabia mente los gatos de Fukoaka entraban y salian de su casa y la obedecían y le hacían compañía. No se estaba sola. Era feliz…Pero la felicidad no duró mucho más, hasta que de imprevisto uno de sus compañeros; uno de sus gato atigrados vino corriendo avisándola.

– Pero, ¿Qué ocurre…?; le dijo intranquila Hikary acariciando al gato. No pudo pronunciar más palabras, cual sorpresa la de Hikary qu la lpuerta de cabaña se abrió dando paso a Tyû, el cúal pronunció:

– Hikary, tu padre a muerto; dijo secamente, mirando a su alrededor , cómo muchos de los gatos lo miraban y otros se les erizaba el pelo ocn intención de echarlo de allí.

– Noo…No puede ser, pero cómo!. No me lo puedo creer. ; dijo sollozando y derrumbandose, cubriendose el rostro tras unas lágrimas que brotaban de sus ojos.

– Lo siento. Falleció de un ataque en el corazón. No se pudo hacer nada por el…siguió Tyú

– Cierra la boca!; le contraatacó Hikary. No niegues la felicidad que tienes detrás de esta mascara de falso dolor. No niegues la satisfacción que tienes por dentro a sabiendas de que ahora eres tu el que va a llevar el mando. Tú, Tyû eres su sucesor. Lo sabía, mi padre me lo dijo. No te hagas el ingénuo.

– Vaya me has dejado sorprendido…lo salvaje que te has vuelto. Antes eras más calmada, sumisa y obediente. Y pronto tendrás que volver a serlo; dijo riendose por lo bajo.

– si antes; le interrumpió lo Hikary. No soy la misma ni lo volveré a ser.

Lleváosla, dijo con tono molesto Tyû. a sus dos guardias. A partir de ahora dirijo yo el mando y yo soy el que da las órdenes; así lo eligió tu padre qu en paz descanse. Y con admiración y temor los pescadores de Fukoaka, observaron atónitos cómo se llevaban a la fuerza a Hikary ambos guardias en contra de su voluntad.

De nuevo en la Corte, Hikary quiso protestar. Teniendo el derecho de ver a su padre…el cual se lo negaron. Se encontraba de nuevo en el que era su habitación y sintió una punzadada de dolor y de rabia a la vez. Era intolerante que no le permitieran ver a su padre por ultima vez. Ella, su hija.

Transcurrieron un par de días, tal vez una semana que roto del dolor y intentó hablar con su madre, invocándola, llamandola por su nombre; ése era la alarma de peligro de la cual en el sueño su madre le advertía; cuando de repente tocaron a la puerta. Era Tyû.

– Soy Tyû, dijo éste con un tono más amable

– Entra; ¿Que es lo que quieres?, preguntó Hikary

– Tenemos que hablar. En la Corte he cambiado algunas leyes que creo conveniente, ya que viendo lo que ven mis ojos, no voy a tolerar.

– Sigue; le dijo Hikary con arrogancia y con un tono de voz que dejaba mucho que desear en un hombre como el , indigno de sustituir a su padre y de ocupar su lugar.

Tyû empezó a ponerse rojo de ira y de sus labaios empezaron a brotar palabras que Hikary  quedó petrificada de horror.

– Hikary, Hikary, Hikary…prosiguió haciendo una negación con el dedo y obligándola a escuchar con suma atención sin interrupción alguna. En primer lugar fue tu padre quien me escogió a mí, yo su hombro derecha de toda la vida.

En segundo lugar, he cambiado alguna que otra regla con repecto a las mujeres…no tendría porqué decirtelas, ya que soy yo el que esta en el mando , pero creo que deberías , ya que dentro de una semana onvertiras en mi esposa.

– Qué!!, se sobesaltó Hikary. ¿tu esposa?

– Así és, ¿No te alegras?, querida y futura esposa mía.

Por eso a partir de ahora todas mujeres menores de diecinueve años se veran convertidas en buenas esposas para un futuro cercano. Se podrán casar obligadas con el hombre si éste la desea. Deberá aceptar sin ninguna negación y ser sumisa y obediente en todos los actos inclusive y sobretodo en las necesidades del hombre, refiriéndome a los actos sexuales. Los hombres podrán tener otra mujer a su cargo si éste lo desea para sus necesidades.

– Quiero salir de aquí…Ya!

– A tu padre le hubiera gustado que su hija se comportara de esta forma, no crees?

– Mi padre cometió un grave error, ofreciéndote su puesto. El error de su vida; le espetó Hikary

– No digas eso!. Tu padre queria que yo ocupase su sitio. Y tambien hubiera estado muy orgulloso de que tú, su hija te hubieras casado conmigo…asi que voy a cumplirlo. ¿Ves esa caja?, ¿sabes lo que contiene?. Te lo voy a decir: tu vestido de novia.

Hikary se desmayó, entrando de nuevo en un profundo sueño donde volvía a aparecer su madre, quien le decía que fuera fuerte. Necesitaba serlo para vencer esa batalla. Al despertar se sobresaltó. Se encontraba en los aposentos de Tyû y vió el vestido de novia colgado en un perchero.

Lo primero en que pensó fue en huir, pero sabía que si lo hacía sería en vano. Un ruido la intrigó. El pomo de la puerta se abría donde un Tyû elegantemente vestido, cerraba csigilosamente con llave y le preguntaba cómo se encontraba como si a él ella le importara…Su voz esta vez era suave como el viento.

– Espero que te encuentres mejor, Hikary; dijo suavemente

– Depende..y le miró a los ojos como si le estuviera leyendo los pensamientos.

– Me gustaría que hicieras algo por mí, tu futuro marido…Me gustaría que te pusieras el vestido de novia. Hazlo por tu marido, de hecho deberias hacerlo. Yo estaré aquí aunque no te miraré; me girare para dejarte un poco de tu privacidad.

Hikary sabía que no tenía otra alternativa por el momento. Llevaaba puesto el kimono rojo y fue desprendiendose de él lentamente. Primero una manga luego la otra hasta quedar completamente desnuda. Fue a coger el vestido, mirándolo con rabia. Lo cogio y una vez puesto se miró en espejo. Se veía con rabia en aquel vestido blanco que le marcaba los pechos y la cintura, dejando entreeber parte de sus largas y delgadas piernas. El  vestido en sí era precioso, todo se ha de decir, pero no digno de ella. Tenia estampados de flores y un velo que se echo hacia atrás.

Tyû cuando la vió su rostro cambio de ser suave y dulce a tentador y conmocionado por tanta belleza. Pronto aquélla belleza de rasgos orientales, hija del Emperador iba a ser su futura esposa y haría con ella todo lo que el habia deseado desde que era un adolescente y se había fijado en ella.

– Estas hermosa, mi querida Hikary

– No soy tuya, le espetó

– Pronto lo vas a ser…y acercándose a ella le agarró de la cintura y reteniéndola contra la pared, la beso. Pronto te despojare de este vestido tan hermoso que te sienta especialmente bella, pero soy un caballero y ese momento no va ser hasta depues de la ceremonia…que por cierto, tal vez te alegres, he adelantado a mañana.

– Mañana!!. No, imposible, dijo con severidad Hikary

– Sabía que te alegrarías, querida mía

– Alegrarme no es la palabra, Tyû; y le asestó una mirada de fuego y despreció

Sin más, Tyû la asió hacia el y le dijo suavemente: pronto querida no podras hablarme asi. Debes comportarte como tal. Ser sumisa a tu futuro marido y ser y hacer lo que te diga. ¿has entendido?.

Hikary lo había hecho enfurecer pero sabia que si hacia o decia algo mas iba a ser peor…De repente, Tyù hizo ademán de irse pero dió media vuelta y atrayendola hacia el le susurró al oído: pero lo que sí puede hacer un futuro marido es besar y acariciar a su futuro esposa…Se miraron largamente a los ojos y tras un largo silencio que se hizo eterno.

Tyû cogió a Hikary en vuelo con el vestido de novia puesto y la puso sobre la cama. Hikary cerro los ojos por un instante para luego abrirlos y encontrarse a Tyû mirándola con deseo y pasión. Empezó a besarla primero por los párpados dibujando la silueta con las yemas de sus dedos, recorriendo cada parte de su cara, hasta volver a esos labios carnosos que tanto le llenaban de pasión incondicional. La volvió a besar, esta vez con más deseo. Llenándolo de un placer inmenso. Estaba preciosa con ese vestido que mañana se volvería a poner para el. Sus senos estaban erguidos y con el vestido se transparentaban y susurrándole al oído: Hikary, dulce Hikary…dicho esto se perdió entre sus senos, entreabriendo parte del vestido para poder besarlos y acariciarlos. Sus manos recorrieron cada parte de sus silueta diminuta y perfecta, deteniendose en cada parte de su cuerpo en cada curva, en sus muslos.

Despacio muy despacio le levantó un poco el vestido para poder ver lo perfecta que era su mujer o mejor dicho futura mujer. Siguieron los minutos que se volvieron eternos. El la acariciaba y besaba como quien tiene algo muy preciado que solo y unicamente puede hacer con el lo que desea.

– Descansa, mi Hikary. Ahora me perteneces. Te poseré mañana como no he podido hacerlo hoy. Pero al menos si he saboreado tu cuerpo.

Hikary estaba conteniendo en su interior una rabia inmensa qeu solo sacaria a la luz; mañana.

Un bullicio de gente se había reunido para recibir con orgullo y celebración a Tyû y a su futura mujer Hikary. La musica empezo a sonar y la gente a aplaudir.Hikary vestida de novia, empezó a andar con paso seguro hasta donde se encontraba Tyû, esperándola. Todos guardaron silnecio y el sacerdote empezo a hablar:

– Nos hemos reunido aquí para ofrecer en matrimonio a Hikary con el Emperador Tyû. Emperador TYû, ¿Deseasa esta mujer como esposa para toda la eternidad?

– Sí, quiero, dijo triunfante Tyû

– Deseasas Hikary al Emperador como esposo para toda la eternidad?

– NO!

Y arrancandose el vestido se apreció una piel anaranjada y blanca con una mirada felina de color verde que asustó a todos los presentes. Hikary se había convertido en una gata y rasgando las puertas una multitud de gatos de la isla fueron a su rescate. Entraron asustando a todos y arañando y mordiendo a Tyû, quien preso del pánico quiso huir pero fue en vano. Hikary le rasgo el traje dejándolo en paños menores delante de las miradas de la gente asustadiza y de las mujeres que se taparon los ojos.

Hikary lanzó una maldición y se fue, seguida de sus aliados los gatos. Tenía el poder de los gatos, lo había extraído de su ser, tras una fuerza de voluntad. Sin mirar atrás, siguío adelante.

Un comentario sobre “Fukoaka: Paraíso de los gatos (2)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s