SUBLIMACIONES DE UN ERMITAÑO

 

Al caminar los pies se hacen más pesados,

la espalda se arquea con el paso del tiempo,

como llevando una cruz o una tumba, la mía.

 

¡Mantenerse despierta es el calvario de la vida!

Maldita la luna y su cara triste

cuando la miro y no dice nada,

se cuelga del cielo y desaparece.

 

Maldito el sol que iluminó mis días,

por qué no te apagas y dejas de atormentarme,

por qué no meditas tus silencios,

tu pasado encerrado en esa sonrisa falsa.

 

No se puede arrancar de raíz una flor tan pequeña y casta,

entonces me escondo bajo las sábanas

a la espera de un príncipe que resultó ser el bufón

de una reina de dudosa procedencia.

 

Sus medios poco honestos han hecho de mí una sombra,

su corazón bello por fuera, malvado por dentro,

ha esparcido veneno por todo mi reino.

 

En cambio yo, que no he pretendido ni ser princesa,

sólo quiero que sea de noche,

para adorar a los astros y no ver este cuerpo marchito.

 

Ahora ya no espero a nadie,

más bien me río y castigo los pensamientos malignos

mientras sueño que tengo mariposas en la boca

que me muerden la lengua y se van por la ventana

mientras sangro.

 

http://sublimacionpoetica.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s