ECONOMISTA

Mario y Lucas terminaron haciendo buenas migas, tenían dos cosas en común, el pádel y su profesora Claudia. Los dos eran muy buenos jugadores de pádel, sobre todo Mario que jugaba en la selección de su comunidad autónoma, Lucas no jugaba nada mal, pero no tenía el nivel de su compañero de clase.

Por primera vez Mario había invitado a casa a su amigo, entraron en la habitación y se pusieron a hablar.

– No ha venido nada mal Claudia de las vacaciones navideñas, ¿eh?, yo la he visto hasta mas guapa, no ha cogido ningún kilito en navidad, dijo Lucas.
– Si, estaba guapa, pero yo la he visto como siempre.
– Oyes, ¿nunca has coincidido con ella jugando al pádel?, dijo Lucas.
– No, la verdad que no.
– Pues con los bien que juegas podrías impresionarla, va a jugar mucho por el club padel8club, allí la he visto varias veces, va con una morena así de su edad que tampoco está nada mal.
– ¿Y que tal juega Claudia?.
– Bueno, no se le da mal, pero tampoco creas que me he fijado mucho, y mas con los conjuntitos que lleva, jejeje, la amiga también está bastante buena, es de estas maduritas con cara aniñada y buen culo, es que me pongo a ver a las dos y te juro que me sacaría la polla allí mismo mientras las veo jugar.
– Joder, y Claudia, ¿ella te ha visto a ti?.
– Si me ha visto, pero la verdad es que guarda muy bien las distancia, un simple saludo y que tal y vale…
– Nada Lucas, esa tía es inaccesible para nosotros, no tenemos nada que hacer.
– Bueno, podemos intentar acercarnos un poco ella fuera de lo que es digamos el instituto, por ejemplo este fin de semana hay un torneo de 48 horas en el padel8club, podríamos apuntarnos a ver si la vemos por allí…
– Si te apetece jugamos el torneo, pero de hacerte amiguito de Claudia olvídate…
– ¡¡Que capullo eres!!, dijo Lucas, eres muy negativo, oyes eso nunca se sabe, lo mismo ella juega también y la vemos en mallas o en conjuntito, se me pone dura de pensarlo, jajaja.
– ¡¡Que salido estás cabrón!!
– Y tu no, jajaja

Mario abrió un cajón enorme que tenía y sacó sus libros de dibujo, tenía muchos cuadernos y comenzó a enseñarle sus obras a Lucas, a muy poca gente le enseñaba sus dibujos y eso era señal de que estaba cogiendo confianza con su nuevo amigo. Cuando llevaban un rato cogió uno de los cuadernos donde tenía los dibujos que había ido haciendo de su profesora, luego se lo pasó a Lucas que en cuanto abrió la primera página exclamó.

– ¡Joder tío!, ¿pero que coño es esto?

Entusiasmado comenzó a pasar todos los dibujos, hasta que llegó en los que Claudia tenía menos ropa.

– ¡¡Me cago en la puta!!, ¡¡¡se me ha puesto dura!!!, dijo Lucas.
– ¿Entonces te gustan?
– Vaya pregunta, ¡pues claro que me gustan!, oyes tío me tienes que dejar este cuaderno para hacerme unas cuantas pajas…
– No Lucas, no le dejo a nadie mis dibujos.
– Venga tío, no seas cabrón, sabes que te los voy a devolver.
– Mira, sabía que me los ibas a pedir, jajajaja, te voy a hacer un regalo, eso si, ni se te ocurra enseñárselo a nadie, si me entero que le enseñas este dibujo a nadie tu y yo nunca volveremos a hablar, éste le he hecho especial para ti.
– Me estás poniendo nervioso, te prometo que esconderé este dibujo y no lo va a ver nadie nunca, pero venga date prisa, enséñamelo.

Mario sacó un folio y le enseñó su nuevo dibujo a Lucas, en él Claudia estaba de pies hacia la pizarra con las piernas ligeramente abiertas y miraba hacia un lado por lo que su cara de veía de perfil. La había dibujado desnuda de cintura para abajo, tan solo llevaba unos zapatos de tacón azules y mostraba su culo desde su posición al resto de la clase. En la parte de arriba llevaba una mini camiseta de tirantes también de color azul y para hacer el dibujo mas morboso Claudia se agarraba un glúteo y tiraba de él hacia fuera para enseñar lascivamente el ano.

– ¡¡Dios mío tío!!, ¡ni te imaginas la de pajas que me voy a hacer con esto! Y voy a empezar ahora mismo en el baño de tu casa…
– No seas pajillero, espérate a llegar a casa.
– ¡¡Es que es la hostia!!, es que cada vez que la veo me entran ganas de pajearme, no me había pasado eso con ninguna tía, es más incluso llevo tiempo pensando en hacerlo en clase.
– ¿Como que hacerlo en clase?.
– Si Mario, hacerme una paja en clase, ¿te imaginas?, sacarnos la polla bajo los pupitres, ella ni se enteraría que estamos así y cuando se gire meneárnosla con mucho cuidado, no nos puede pillar.
– ¡¡Estás loco!!, no pienso hacer eso…
– ¿Porqué?, es súper morboso, tu piénsalo bien, nos taparíamos la erección con la camiseta, incluso nos podría preguntar y nosotros contestaríamos, ella ni se imaginaría que estamos con la polla fuera, podríamos bajar la mano por debajo y pajearnos despacito, no me digas que no te pone la idea…
– Haber, si por ponerme, pero me parece una locura, incluso nos pueden ver el resto de los de la clase.
– Que va, pero si en la clase de tutoría solo vamos 5, nos pondremos detrás de todos, en la segunda fila, solo tendremos que preocuparnos por Claudia.
– Ya y si por ejemplo te corres y te hace salir a la pizarra…
– Eso también lo tengo pensado, tendríamos que corrernos justo cuando queden un par de minutos para que termine la clase, por ejemplo mientras hacemos uno de los ejercicios escritos que nos manda al final.
– Estás fatal Lucas, pensar esas cosas.
– En la siguiente clase voy a probar, de momento voy a empezar por sacarme la polla bajo el pupitre…
– ¿De veras lo vas a hacer?.
– Por supuesto que si, dijo Lucas cogiendo el dibujo y poniéndose de pies, y ahora dime donde está el baño de tu casa que me voy a hacer una buena paja…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s