JUANA APARICIO

Tengo la sensación de estar bajo una tormenta. Me arropo hasta la cabeza y dejo que todo caiga. Busco refugio en mi propio calor; mientras, los puñales se despuntan sobre el leve tejido de las sábanas que me envuelven, sobre mi piel, que conozco suave y descubro fuerte.
Caen cuchillos de hielo; se derriten sobre mí, pues en mi corazón hay brasas, chimenea de invierno. El agua me cubre, se entibia con el eco de vida que surge de esa hoguera que
dormita. Mis tibias lágrimas se deslizan sin forma para mezclarse con esta ciega humedad.
Me acaricia, ese agua…Y yo me dejo mimar por su tacto tranquilo, esperando que se
levante la ola.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s