ECONOMISTA

Víctor entró en la cafetería del hospital y vio a su colega Andrés que estaba en una de las mesas hablando y tomando café con dos enfermeras. Se acercó a él para saludarle, los dos eran de la misma quinta, 42 años y se conocían desde la época en la que iban juntos a la facultad de medicina.

– ¿Pero donde te metes?, le dijo su amigo, ya te vale, los dos trabajando en el mismo hospital y llevamos casi un mes sin vernos.
– He tenido mucho lío, no he podido ni bajar a desayunar.

Andrés se despidió de las dos enfermeras y se sentó en la mesa junto a su amigo.

– Te veo muy bien acompañado, dijo Víctor
– Si, la verdad es que no están nada mal, pero tu ya sabes que yo soy muy torpe para ligar en el trabajo, jajajaja…además siempre he sido fiel a Paloma.
– Dale recuerdos a Paloma y a las niñas.
– Bueno, a ver si un día quedamos y se los das tu en persona.
– Si, a ver si puedo sacar un poco de tiempo.
– Muy liado estás tu, ya estarás otra vez con alguna.
– Si, no te voy a engañar, tengo una nueva amiguita.
– Joder que cabrón eres, ¿la conozco?, ¿es de aquí del hospital?
– Si, es una de las enfermeras de las que entraron nuevas hace 6 meses.
– De esas hay 3 o 4 que no están nada mal.
– Hay una pelirroja…
– No me jodas que estás con la pelirroja, Judith creo que se llamaba.
– Si, se llama Judith, está trabajando en mi planta, dijo Victor.
– Que envidia me das tío, la pelirroja está bien buena, siempre me quedó mirándola cuando la veo aquí en la cafetería, tiene unas curvas de infarto, es de estas macizorras casi gorditas que me ponen mucho, parece joven, tendrá 23 o 24 años, ¿no?
– Si, tiene 24.
– ¿Y cuanto lleváis juntos?
– Llevamos viéndonos casi un mes, pero no digas nada por ahí, que ella tiene novio.
– ¡No me jodas!.
– Su novio de toda la vida, lleva con él unos 6 años, pues desde que tenía 17.
– Tu siempre igual, buscándote casadas o con novio, al final me voy a tener que preocupar por Paloma, jajaja.
– No es lo mismo, a vosotros os conozco de toda la vida y ya sabes que eso es sagrado para mi, nunca ligo con mujeres o novias de mis amigos.
– ¡Que cabronazo eres! ¿y que tal con la pelirroja en la cama, gana o pierde desnuda?.

Víctor se inclinó hacia su amigo para hablar mas bajito.

– Gana bastante tío, tiene la piel muy clarita y el cuerpo lleno de pecas, las tetas son enormes ¡y vaya caderas!, además no veas como folla, ¡menudo vicio que tiene!
– mmmmmm, calla, calla que me pones los dientes largos, es muy guapa y me encanta ese pelo tan rojo, me pone mucho esa tía, que suerte tienes…
– Quedamos alguna noche en mi casa y estamos horas follando y lo mejor es que vive con su novio y le dice que tiene guardia en el hospital.
– Joder, pobrecillo el novio, me dan pena esos cornuditos que no saben la zorra que tienen en casa, jajaja.
– El otro día la trajo en la moto al hospital por la noche, le dijo que tenía guardia toda la noche, cuando se fue el novio yo estaba esperándola con el coche, nos fuimos a mi casa y se quedó a dormir conmigo.
– Y el cornudito sin saber nada mientras tu ponías a su novia a cuatro patas, ¡que cabrón!
– ¡Es una máquina en la cama!, hacemos de todo.
– ¿De todo?, no me jodas…
– De todo…
– ¿El culo?…
– También el culo…y con su novio también debe tener buenas relaciones, me ha contado que con él han hecho hasta tríos un par de veces, pero tríos con otras chicas y que al novio no le deja follar con la chica, que solo es para ella…el novio solo puede mirar como se lo montan y si quiere participar solo con Judith.
– ¿Como?, que no te he entendido bien.
– Si, que hacen tríos, ella, el novio y otra chica, pero el novio no puede hacer nada con la chica, solo con Judith, y Judith con el novio y con la chica, es un poco bisexual, dice que la pone mucho comer el coño a la chica y que ella se lo haga a ella, que es distinto que lo haga un chico que una chica…
– Joder, ¡me estás dejando de piedra!

Justo en ese momento aparecieron un grupo de enfermeras por la cafetería y Víctor y su amigo Andrés se quedaron mirándolas. Entre ellas iba una pelirroja que se quedó mirando a los dos médicos.

– Mira, hablando del rey de Roma, dijo Andrés mirando hacia Judith, está muy buena, que morbo me da y mas ahora con lo que me has contado.
– No la mires tan descarado tío, que se va a dar cuenta de que estamos hablando de ella, dijo Víctor poniéndose en pie, bueno me subo a trabajar, a ver si nos ya nos vemos con mas frecuencia que ahora tengo menos lío.

Víctor se subió a su despacho y 10 minutos mas tarde estaba ya preparado para salir a pasar consulta cuando picaron a la puerta.

– Si, pasa, hola Judith, ¿que haces aquí?
– Que te he visto en la cafetería y me apetecía venir a saludarte, oyes te he visto hablando con Andrés y parecía que me mirabais mucho, ¿no le habrás contado nada de lo nuestro, no?
– No tranquila, ya sabes que no.

Los dos quedaron de pies frente a la puerta con sus caras casi pegadas y Judith le susurró.

– ¿Cuando volvemos a vernos?, dijo sobandole el paquete por encima de la bata.
– No joder Judith, ahora no…ffffffff….
– ¿No, seguro?, ya la tienes muy dura…
– Que voy a llegar tarde, para…para
– Si quieres paro, pero no tengo muchas ganas, yo todavía tengo 15 minutos…
– No seas mala, yo tengo consulta, dijo Víctor mirando su reloj, ahora mismo.

Judith se puso de cuclillas y le sacó la polla al médico que apoyado sobre la puerta echó el cerrojo para que no pudiera entrar nadie. No tardó en notar el calor de su saliva envolviendo todo su miembro.

– Joder Judith, ¡Joder!, así muy bien, eso es, chúpamela, chúpamela, dijo Víctor abandonándose a la mamada que estaba recibiendo…
– Tu procura no mancharme la bata ni el pelo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s