ECONOMISTA

 

Durante la clase pasó varias veces a su lado y en todas ellas no pudo evitar quedarse mirando su culo, se la había imaginado tantas veces desnuda que era como si ya se lo hubiese visto. En años anteriores se había cruzado con ella por los pasillos y desde la primera vez que la vio ya sintió una atracción irresistible por aquella mujer, pero ahora había tenido suerte, le había tocado como profesora de inglés en su penúltimo año de instituto.

Desde luego que tenía una fama de dura bien merecida, de hecho era la jefa de estudios y su carácter era conocido entre todos los alumnos. Y no sólo era su profesora en la asignatura de inglés del curso, también era su tutora y una vez a la semana le daba clase de recuperación junto con otros 4 alumnos debido a que el año anterior habían aprobado por los pelos la asignatura (por no decir que habían suspendido).

Hablaba toda la clase en inglés por lo que Mario no entendía ni la mitad de lo que estaba diciendo, una de las veces que ella se giró le preguntó algo y estaba tan absorto en sus pensamientos que dijo “no lo sé” y toda la clase se echó a reír. Pero eso a él no le importaba, estaba memorizando con todo detalle la ropa, los gestos y las poses de Claudia, incluso se le ponía dura solo de escuchar como hablaba. Le excitaba hasta su voz.

Luego por la noche en casa se entretenía en su actividad favorita, dibujar a su profesora. Conocía prácticamente toda su ropa y en un bloc de dibujo la plasmaba tal y como había ido a clase por la mañana. Las primeras veces dibujaba a Claudia junto a la pizarra, muchas veces de frente o alguna vez de espaldas con la cara girada, recreaba con mucho detalle la ropa, incluso la pintaba de colores y también intentaba dibujar el pelo, su maquillaje, hasta el color en el que llevaba las uñas.

El cuerpo de Claudia era pequeñito, mediría sobre 1,55, era rubia y llevaba el pelo mas o menos por la altura de los hombros, media melena, lo solía llevar liso y lo que mas le gustaba es cuando hacía el gesto de ponérselo detrás de la oreja y enseñaba sus bonitos pendientes de perla. Se podía decir que era mas que guapa muy atractiva, con unos ojos verdes algo separados que hipnotizaban, una nariz pequeña y recta y una boca también muy pequeña. Mario había calculado que tendría unos 35 años, pero desde luego que estaban muy bien llevados.

Aunque no llevaba la ropa muy ajustada ni provocativa, se podía adivinar que tenía un cuerpo casi perfecto, de complexión normal, tenía los brazos firmes y algo trabajados que delataban que su profe pisaba el gimnasio con cierta frecuencia, vestía bastante pijo y bajo su camisa o amplios jerseys se adivinaban unos buenos pechos, grandes, pero no enormes y lo mejor de su anatomía era sin duda la parte inferior, unas piernas fibrosas que daban paso a un majestuoso y redondo culo. Era un trasero en su justa medida, un poquito respingón y que tenía toda la pinta de estar duro como una piedra.

Era una pena que no llevara ropa mas ceñida a su cuerpo, si se ponía faldas largas hasta las rodillas se tapaba por lo general con una chaqueta, si usaba pantalones vaqueros eran un poquito holgados, si usaba leggins usaba un jersey para cubrirse las nalgas, pero cuando mas le gustaba es cuando llevaba unos pantalones grises de vestir tipo ejecutiva que ahí se adivinaban perfectamente las formas de su culo. Y eso si, siempre, siempre llevaba un buen tacón, daba igual si era unos zapatos, botines o botas altos. Siempre lucía un tacón bien alto.

Se rumoreaba por el instituto que estaba casada y que tenía dos hijos, “siempre hay algún cabrón con suerte” pensó muchas veces Mario. No solo era por el sexo, era por convivir a diario con aquella mujer. Lo que mas le gustaba imaginar era como sería su ropa interior, desde luego que Claudia tenía pinta que es de las que no usaban braguitas del carrefour o del mercadillo, su ropa interior tenía que ser pija y con mucha clase, como ella, unas braguitas o tangas negros, de encaje o semi transparentes con su sujetador a juego, o culottes con muchos detalles que resaltaran su gran culo.

¿Y por que no dibujarla así?, nunca había hecho desnudos, pero una noche se sorprendió a si mismo garabateando a Claudia con una camisa blanca y en la parte de abajo unas pequeñas braguitas negras junto con unos zapatos de tacón sentada en su mesa. Se esmeró en dibujar a su profesora con todo detalle y cuando hubo terminado parecía tan real que tuvo que masturbarse mirando su propia obra. Pero luego fue a mas, no se quedó en dibujarla en ropa interior, comenzó a desnudarla como era lógico.

Nunca la dibujaba completamente desnuda, eso no le excitaba tanto, en todos los dibujos para empezar dejaba sus zapatos de tacón puestos o bien sus botas y luego o bien la desvestía de cintura para abajo o de cintura para arriba, si dibujaba sus tetas lo hacia con los vaqueros o la falda puesta, aunque lo que mas le ponía era desnudar sus piernas y su culo junto con unos buenos zapatos de tacón y dejar a Claudia tan solo con un jersey de cuello alto o una camisa blanca.

Sus dos dibujos favoritos eran así, en uno de ellos Claudia llevaba un jersey verde normal, la parte inferior estaba desnuda y solo llevaba unas botas altas hasta la rodilla, estaba inclinada sobre la mesa leyendo y ofreciendo su culo a la clase, el otro dibujo que le gustaba ella llevaba un jersey de cuello alto y tenía un pie apoyado en una silla junto a unos zapatos con mucho tacón y mostraba un coñito rubio a todos sus alumnos.

Otra cosa que le gustaba imaginar a Mario es como debía de ser en la cama su profesora, no es que tuviera mucha experiencia en el sexo, aunque era un jovencito rubio y con ojos azules muy guapo, a su edad solo había estado con dos chicas, pero ya sabía de sobra que no es lo mismo follar en la postura del misionero, a que la chica se te ponga encima, o tenerla a cuatro patas sobre la cama. Desde luego que no era lo mismo, le resultaba difícil imaginarse a su profesora en la postura del perrito para recibir una buena follada, sin duda alguna Claudia es de las que siempre quiere mandar, tenía toda la pinta que es de las que se ponen encima y te proporcionan una cabalgada que te deja seco. ¿Y le chuparía la polla a su marido?, recibir una mamada de aquella diosa tendría que ser la mejor experiencia de esta vida, ¿le gustaría el sexo anal?, desde luego que ese culo bien lo merecía. ¿Sería Claudia una mujer sexualmente activa?. Es verdad que tenía un carácter muy serio, casi siempre estaba de mala leche y no pocas veces había escuchado entre compañeros y compañeras cuando se referían a ella “necesita un buen polvo, tiene cara de mal follada”.

Aquel día cuando terminaron las clases Mario estaba feliz porque tenía doble ración de Claudia. A final de la mañana tenía una hora mas de tutoría junto con otros cuatro alumnos que también aprobado muy justitos el año pasado. Había un chico moreno que era de otra clase que también miraba de forma muy libidinosa a su profesora, no se cortaba un pelo en observarla de forma lasciva y era tan descarado que seguro que ella también se había dado cuenta de como le miraba su alumno.

Cuando terminaron la hora añadida de clases de recuperación Mario estaba recogiendo, se quedó el último junto con el chico moreno que se acercó a su lado, sabía que se llamaba Lucas pero nunca había tratado con él. Claudia acababa de salir de clase.

– ¿Está buena eh?, le dijo Lucas
– ¿Quién?, dijo Mario bastante sorprendido por lo directo que había sido aquel chico que no conocía de nada.
– Pues quien va a ser, Claudia, ¿o te crees que no me he dado cuenta de como la miras?
– Yo no…
– Tu la miras como yo…vamos no me digas que no te pone esa pija…
– Oyes tengo que irme.

Mario se puso tan nervioso que incluso se le cayeron un par de folios al suelo al intentar recoger mas deprisa sus cosas.

– Tranquilo hombre, si algún día te apetece hablar de ella ya sabes donde estoy, por cierto soy Lucas, ¿tu eres Mario, verdad?, dijo alargando la mano a modo de presentación.

Mario le estrechó la mano casi sin mirar a su compañero y abandonó el aula rápidamente sin mirar hacia atrás.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s