MANGER

 

Entrégame al desdén pues este amor ya tengo;

escúpeme en la piel el fuego de tu odio

y aléjate después, porque pretendo ser

objeto de tu olvido y comprobar tranquilo

lo poco que te amé frente a tan cariño vivo.

 

Miedos, miedos,

miedo a las sombras,

miedo al abismo,

miedo a las dudas,

miedo a tu luz,

miedo al dolor que con tu amor  me otorgas.

 

Probemos: recházame mil veces, olvida ya mi nombre,

sustráeme ese aliento que siempre me donaste,

retírate un instante para poder culparme

que nunca fui bastante, que yo sí fui un cobarde

al rechazar quererte por miedo a enamorarme.

 

Miedos, miedos,

miedo a quererte,

miedo al temblor de tus labios,

miedo a la noche,

miedo al roce de esas sábanas

que juntos nos envuelve…

Un comentario sobre “Miedos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s