ANA MARÍA OTERO

 

Vi pedazos en el suelo,

los pedazos de un corazón roto,

preguntándome quién sería aquel

que sufría de ese modo.

Con los ojos vendados miré a mi alrededor,

nadie sufría, nadie estaba enfermo de amor.

Pero, ¡oh ceguera intencionada!

¡Oh falsa alegría fingida!

Recogí los trozos de mi corazón que allí yacía.

¿Cómo arreglar lo roto?

¿Cómo reparar un corazón desgarrado?

Tiempo, indiferencia, olvido…

Todo va unido.

Moraleja: si quieres superar tu pena

enfréntate a ella.

 

http://anamariaotero.com

Un comentario sobre “El corazón roto

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s