CAROL SOLÍS

 

No sé si llego ya tarde al encuentro de tus caricias.

No sé si tú me acompañes en este reencuentro de amor sin medida.

Sólo sé que de pronto pude alzar el vuelo

y fui a aquel rincón de ensueño donde estás tú, donde sobran melodías.

 

Háblame, no te estés quieto,

enséñame a entender tu amor cargado de recuerdos.

Entra, entra ya por la ventana mía

y déjame con la emoción que me produce tu venida.

 

Susúrrame otra vez aquel nombre que despierta mi sentidos,

permite que tu música salga del vacío

y haga eco en este pobre corazón que se precipita a encontrar tu abrazo,

a encontrar tu mirada, a encontrar tus caricias.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s