ANA LESMAN

Fue una tarde imaginable que nunca llegó a acariciar porque la inspiración voló hacia un beso, evocando las dudas que esa noche se ofrecieron.

Recordó que prometieron encontrarse bajo el Puente del Alma. Y no, no se citarían. Sería designio casual. Lo sabía. Inventarse para volver a rozar lo prohibido.

¿Pero qué era lo prohibido? Hacer el amor, no… Amarse en la eternidad. Idealizarlo bajo estrellas vigilantes que desde su lugar privilegiado observarían la pasión que se juraron.

Y aquella soberbia luz que expandía colores hechos poesía, testificaría lo que no habían escrito sobre el cielo de ayer.

Mientras tanto, intuía que en ese espacio sin medida y sin fecha, se esperarían.

Y en aquel deseo infinito… Se prometieron París en la Tour Eiffel.

 

https://pergaminosdealma.wordpress.com/2018/04/16/se-prometieron-paris/

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s