MANGER

 

Pensar en Dios, echar la vista atrás,

culpar a ese extraño que se oculta tras cortinas

de un ciego ventanal que mira al bosque de tus dudas.

 

Un libro abierto a la experiencia… Aprehéndelo.

 

Soñar perdones, plegarse a esas ideas de sentirse lo peor

y darse por vencido, quizás justificando los pecados

de un azar que nunca supo tu persona respetar.

 

¿Por qué quejarse?… Fue tu elección.

 

Sentirse humano, sufrir esos dolores del alma sin perdón,

llorar batiendo entre las manos desamores

de los que nunca esperabas desamor.

 

Desalientos de la vida… Somételos.

 

Pensar, soñar, sentirse humano…

mirarse hoy las manos y verlas cuarteadas por los años

juzgando el paso de una vida que pudo ser mejor.

 

Quizás mañana lo merezcas… Quizás mañana…

Un comentario sobre “Hoy me miraré las manos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s