MOISÉS ESTÉVEZ

 

Elliot, el informático que con sus pesquisas hizo que el caso diera un
paso de gigante, después de varias horas trasteando por la internet profunda,
consiguió desenmascarar al pagador de García.
Con ello, fueron a poner al día al Capitán. Este los instó a que no
perdieran tiempo en dirigirse a la empresa de Forrester, mientras él tramitaba la
orden de registro, convencido de que el juez accedería esta vez, y es que si
hasta el momento no tenían nada sólido, salvo el visionado por parte de Mark
de ese misterioso mensaje escrito en el post-it en el que se presumía una
posible cita, este indicio si lo era. Aún así, dicha cita quedó definitivamente
frustrada por la actuación del sicario, cortando una vía de la investigación en la
que confiaban descubrir algo, y con el dispositivo de seguimiento y vigilancia
preparado.
Llegaron sin previo aviso, como no podía ser de otra forma, orden en
mano, lo que para los mandatarios del holding empresarial no resultaba nada
agradable. Los empleados cruzaban miradas de incredulidad y estupor
preguntándose qué ocurría.
Una pareja de abogados no tardó en presentarse para vigilar los pasos
de la autoridad, mientras que inspectores y agentes se incautaban de gran
cantidad de archivos informáticos almacenados en discos duros y portátiles, al
igual que diferente material impreso, que gracias a la celeridad y sorpresa de la
visita no tuvieron oportunidad de esconder o destruir en el caso que para ellos
hubiera sido necesario.
Jones muy observadora, no veía en los rostros y gestos del personal
que estaba presente, ningún signo que hiciera sospechar el hecho de haber
cometido algún delito, lo que le llevaba a pensar, que sería Forrester el único
que en un momento dado pudiera estar implicado en lo que fuera, lo cual
también sería harto complicado e inexplicable.
Requisado el material que creyeron oportuno y hasta donde la orden lo
permitía, volvieron a la 47 para ponerse manos a la obra. – ¿Lo siguiente sería
una detención? – Se preguntaba Mark. Es lo que esperaba ansiosamente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s