ESTHER DE PABLO

Ella buscaba su espejo porque era allí  donde estaban todas las respuestas. Esa noche había luna llena y era imperioso que lo encontrará. Alicia le había enseñado como se pasaba al otro lado. Revolvió y revolvió y al final lo encontró. El espejo le miró con cara enfadada cuando lo cogió, ansiosa , entre sus manos. Lo acaricio con dulzura y apareció la amplia sonrisa en su rostro. Suspiró y cerrando los ojos con fuerza atravesó la sonrisa, deseosa de que el templo de la luna también estuviera abierto para jugar con todos los duendes que lo habitaban.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s