BELÉN JUAN

 

¿Qué es la discriminación contra la mujer? ¿Qué es la discriminación de género?

¿Cómo se define el machismo?, son algunas de las búsquedas en Internet y que ensombrecen nuestro país, como si se tratara de una máscara que no nos dejara ver la realidad, una realidad que está ahí, pero parece que no interesa, y si interesan los números, que ya dejaron de ser víctimas, no lo demuestran.

El feminicidio o femicidio es un crimen de odio, que consiste en el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer. Tan simple como eso. ¿Cómo le explicarías a una niña de 8 años, que por ser mujer está condenada? No se puede explicar, no tiene explicación, pero ¿tiene solución?

Desde 2003, año en que empezaron a contabilizarse oficialmente, han sido asesinadas 917 mujeres por sus parejas o exparejas. El dato no deja a nadie irrelevante, pero que lástima que se convierta solo en un dato, solo en un número, en un telediario, en un artículo, en una noticia de los medios de comunicación para la sociedad, pero detrás solo hay una verdad: la muerte de una persona, de una mujer.  Llámalo como quieras, pero no me digas que las mujeres en pleno siglo XXI somos iguales, porque los actos demuestran algo muy diferente.

Cuando llegué al instituto pensé que, estudiando a Simone de Beauvoir, y su pensamiento acerca de la relación amo- esclavo, y el papel que le correspondía a la mujer en una sociedad donde solo por el hecho de ser mujer te posicionaban como un ser inferior al hombre, y que solo podías realizar determinadas funciones, como la crianza de los niños o el mantenimiento de la casa, allí entendí que es verdad que la sociedad evoluciona, pero ¿las personas evolucionan con ella? ¿Realmente hemos cambiado la mentalidad, los errores del pasado son la sabiduría del presente? ¿o simplemente todos tenemos un yo interior, nuestro verdadero yo, y mostramos a la sociedad aquello que queremos que vean, una persona con valores como la tolerancia, la integridad, el respeto, la equidad y la igualdad?

Que inocente era aquella niña que pensaba que todo lo que decía aquella filósofa francesa, defensora de los derechos humanos y feminista, quedaban lejos, incluso olvidados. La palabra que se me ocurre ahora es hipocresía, al permitir esta situación desde que nacemos.

Antes de nacer, tus padres ya te clasifican en azul o rosa, dependiendo si eres chico o chica. Cuando salgas del vientre de tu madre te dirán con que tienes que jugar, si debes coger las muñecas y jugar en la cocina, o debes dar balonazos sin parar, porque tus padres se piensan que vas a ser el mejor futbolista del mundo. Algo tan simple como sea un pantalón o una falda, te diferencia. Y las diferencias son buenas, créeme, lo que no es tan bueno son las comparaciones, porque como dicen: las comparaciones son odiosas, y más aún, si hablamos de géneros.  En ese instante, cuando le regalas a tu hija lo que tú quieres o crees que le va a hacer ilusión, sin darte cuenta la estas arrastrando, a un mundo “femenino”, el que la sociedad ha diseñado para ella. Cuéntale que aparte de ser cocinera, maestra o enfermera, puede ser astronauta, que puede ser piloto, que puede manejar su vida, que puede decidir, pero no te olvides de darle todas las opciones, de ofrecerle un abanico de posibilidades, no te cierres solo a las que la sociedad le marca.

Nos enfrentamos a miles de micromachismos cada día sin darnos cuenta. Cuando tu hija te dijo que la profesora la castigó por sentarse mal, “se tiene que sentar como una señorita”, dile que ella no es ninguna señorita, que es una persona, que es una niña, y se sentará como le dé la gana.

Cuando alabaste a tu hija recuerda que podía ser más que un Superman, un Batman o Spiderman, podía ser más que un modelo masculino, porque recuerda que la princesa Leia lideró una rebelión, y que la princesa Mérida manejaba mejor el arco que Robin Hood. Pero tu pensabas que solo los personajes masculinos podían ser fuertes y rápidos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s