MARYLEEN FORERO
Parte I

Tacones listos, maquillaje preparado, cabello sedoso y liso, el tic tac del reloj avanza cada segundo al instante en que sonará el celular para avisar que ya está afuera, los nervios crecen y en un momento surge de su rostro una sonrisa inexplicable, llegó el momento, baja las escaleras con tal cuidado para no fallar en su paso.
Toma aliento, abre la puerta y allí está, ese sujeto que altera su realidad, no conoce el cómo, ni el porqué, simplemente se olvida de ella, de su pasado y su presente, sonríe mientras abre la puerta del auto, se saludan con un beso cándido sobre sus mejillas, preguntan sobre sus días y suena la canción perfecta sin saber que en su letra describía el futuro de su relación.
Se acerca el tren y nadie más existe a su alrededor, ingresan en el y para ella es nuevo, no es el tren diario, es otro estilo de tren, de esos que tienen sillas cómodas y amobladas, de esos trenes que salen en las películas, su conversación cada vez crece, no es una conversación aburrida, él no es una persona común, es difícil que alguien la asombre o la cautive, se siente interesada por él, necesita saber más, conocerle.
Se acercan a su destino, aún hace falta algunas calles, al caminar empiezan a caer pequeñas gotas de lluvia, el sabía que el clima esa tarde presentaría algunas precipitaciones, se lo manifestó a ella horas antes de recogerla, sin embargo, a ella no le preocupa, quiere dejarse sorprender por todos los detalles, el clima, los sonidos, los olores de un ciudad que no descansa -esa fue su invitación para él, que se olvidarán de planear y esperar lo inesperado – cada vez la lluvia se hace más fuerte, el cabello de ella no esta tan liso ahora, pequeñas ondas se asoman en el negro pelo.
El paisaje es hermoso a pesar de la niebla y la lluvia, es un día oscuro pero para ellos brilla, se rozan las manos de manera intermitente, sus mentes no quieren aceptar lo que su cuerpo está pidiendo, hay miradas tan profundas que no necesitan palabras, sus manos por fin se unen y aunque el momento y el lugar propician un beso, de esos que no faltaría en una escena de amor, no sucede, simplemente aparecen risas entre ellos que interrumpe el sonido de la lluvia que armoniza el momento.

https://biologialetrasysenderos.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s