BELÉN JUAN

 

Las mujeres lesbianas se sienten discriminadas al tener que casarse para ser madres ante la Ley

Raquel y Rosa van a ser madres. Tienen la fecha para casarse en el Registro Civil antes de que nazcan sus gemelos. Rosa, la madre no gestante, recibe una llamada y por motivos de trabajo tiene que volar al extranjero, sin casarse antes. Raquel da a luz a los gemelos, y poco después fallece en un accidente de tráfico. Como no estaban casadas, los hijos quedan huérfanos a ojos de la ley ya que Raquel era la única madre de los niños a efectos legales.

Esta es una de las muchas historias de parejas de lesbianas que encuentran problemas para formar una familia. La maternidad entre dos mujeres muchas veces es ignorada por la sociedad y no lo reconoce desde el punto de vista de la organización social, es decir, a pesar de las trabas que puedan encontrarse durante el proceso para ser madres, la ausencia de un matrimonio hace muy complicado que una pareja del mismo sexo pueda iniciar un proceso de adopción. Muchas recurren a la inseminación, por donación anónima o por un donante conocido, que suele ser un amigo. Los escasos derechos legales sobre la madre o madres no- biológicas provocan que muchas opten por la donación anónima.

Una pareja tuvo un juicio hace unos años, ya que el amigo, que era el padre genético, decidió romper el pacto que habían acordado y demandar a una de las madres. En Italia las cosas van modernizándose y Chiara Foglietta y Micaela Ghisleni por primera vez fueron reconocidas oficialmente como madres del pequeño Niccolò Pietro, país que no permitía la inscripción de hijos a nombre de dos progenitores del mismo sexo. El ámbito legal en España todavía tiene que mejorar y evolucionar.

Entonces me acuerdo de una conversación que tuve con Marta y su pareja, que decidieron optar por un donante anónimo. “Por suerte, en España, con la aprobación del matrimonio homosexual se tuvieron que modificar también algunas normas de los registros civiles, entre ellas, la inscripción de los nacimientos. En el certificado aparecen nuestros nombres como progenitor A y progenitor B. Lástima que en el colegio y en muchas entidades que trabajan con niños y familias no hayan adaptado todavía sus formularios”.

 

El método ROPA consiste en recibir óvulos de tu pareja, de esta manera es posible que una mujer consiga quedarse embarazada con el óvulo de su pareja, pero obliga a las mujeres a casarse. Hay parejas que lo ven como una victoria, ya que se sienten más implicas porque participan ambas partes de forma más activa en el proceso de gestación, aunque no hay estudios que demuestren que la mujer que quede embarazada posea un vínculo mayor con el recién nacido. Hay parejas que no les importa casarse, pero otras se sienten discriminadas, parece que su relación se pone en duda, incluso para iniciar un tratamiento de reproducción asistida deben firmar un consentimiento para indicar que ambas asumen la filiación del bebé.

Pero no todo termina ahí. Tal y como publicaba el Diario.es, el Registro Civil pide más requisitos a las parejas de lesbianas que a las heterosexuales para inscribir a sus hijos.  Brenda y María José solo pueden inscribir a su hijo Lenon en el libro de familia de Brenda, la madre gestante, por decisión del Registro Civil. Se deja una puerta abierta a la incertidumbre, por si el donante anónimo quiera demandar su paternidad. “Nos excluye y discrimina la ley”, indicó Brenda.

En la actualidad, parece que muchos aspectos respecto a nuevas técnicas de reproducción han evolucionado, pero hasta el año 2005 no existía ningún reconocimiento jurídico entre una mujer y el hijo nacido de su pareja fémina, la madre no-biológica no tenía derecho legal sobre el bebé.

Muchas mujeres piensan que estas normas son discriminatorias. Se exige la prueba del matrimonio como un certificado para certificar que su relación sea estable. Algo incoherente en pleno siglo XXI, ya que muchas parejas casadas se separan aun teniendo hijos.

Aunque sigue habiendo muchas dificultades, se ha avanzado, pero a parte de la donación anónima, por ejemplo, los procesos de adopción deben evolucionar, ya que el factor del matrimonio para poder adoptar es un inconveniente en muchas familias homosexuales, por no hablar de la gran espera que supone. Es como una utopía que una pareja homosexual pueda adoptar, por lo tanto, tienen que recurrir a otras técnicas. Se habla del “vientre de alquiler”, tal vez sería una buena opción para muchas parejas de lesbianas que tengan un deseo de ser madres y no deseen quedarse embarazadas. El problema es que en España es ilegal, y muchas deben hacer este proceso en EE. UU, por ejemplo, aunque luego vuelvan a España, debería legalizarse de una vez.

En conclusión, existen muchas técnicas para que una pareja de lesbianas pueda ser madre, el problema son las trabas que se le pueden poner en el camino, porque es el propio Gobierno o las instituciones quien imposibilita que el apartado legal sea igualitario para ambas partes.

Un comentario sobre “Mujer, madre y lesbiana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s