MOISÉS ESTÉVEZ

Volvió a abrir los ojos, y la oscuridad junto con el nauseabundo olor
habían desaparecido para convertirse en una luz reparadora y un aroma
hospitalario.
Un simpático enfermero la puso en antecedentes. Dónde estaba, como
la habían encontrado… le dijo que no se preocupara, que su estado de salud
no revestía una especial gravedad, que a pesar de las visibles heridas, en
general no sufría daños importantes. no entró en más detalles, – para eso
vendrá el doctor. – Le dijo ante las continuas preguntas de la confundida
paciente. Le administró un calmante y la dejó descansando.
Cayó en brazos de Hipnos durante un par de horas, y cuando despertó
tuvo la terrible sensación de no recordar muchas cosas. Eran como lagunas
que ocupaban parte de su cerebro, desplazando hechos y lugares que debían
estar ahí, que tenía la certeza de que habían ocurrido, situaciones que no era
capaz de reconstruir.
– Buenos días Erika. Soy el doctor Larson. Qué tal se siente. – Dijo el
médico nada más entrar en la habitación y colocarse al lado de su paciente.
– Hola doctor. Bastante dolorida y un poco desorientada. –
– Es lo normal en estos casos. Permítame antes que nada decirle que a
pesar de todo ha tenido suerte. La confusión que sufre es debido al trauma
físico. Tiene un golpe en la cabeza, lo que le ha producido una conmoción, de
ahí también los posibles episodios en blanco que seguro que está
experimentando con los recuerdos a corto plazo. –
– En efecto doctor. No consigo acordarme de casi nada. –
– No se preocupe, poco a poco lo irá recordando todo. Por otro lado, las
heridas que tiene en muñecas y tobillos, es de haber estado atada durante
varias horas, son bastante superficiales y no tardarán en curar. Estoy a la
espera de que me pasen los resultados de las pruebas que le hemos realizado,
aunque no creo que nos aporten más de lo que ya sabemos, lo que es
bastante positivo, así que posiblemente en un par de días estará en casa. En
unas horas pasaré de nuevo a verla. Por cierto, hay una par de inspectores de
la policía esperando fuera para hacerle unas preguntas, y si se siente con
ánimo, por mi parte no hay inconveniente. –

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s