ECONOMISTA

 

Unas semanas mas tarde ya en septiembre tuvimos una boda familiar en la ciudad donde estudiábamos. Fuimos al piso junto con mis padres y mi hermana y yo ya aprovechamos para llevarnos la ropa y otras cosas para el inicio de la facultad. Nos vestimos para la boda y que decir de Paula, se puso un vestido largo verde como de tela de gasa que marcaba las formas de su cuerpo y con un tremendo escote palabra de honor, junto con el recogido de pelo y el maquillaje, se pintó los labios de rojo intenso, hacían que estuviera tremenda. Antes de entrar en la iglesia estuve haciéndola unas fotos desde todas las perspectivas. Cuando llegara a casa las iba a usar para sin duda hacerme una buena paja, no podía dejar de fijarme en ese exagerado escote y como sus pesados pechos se bamboleaban a cada paso. ¡Era la hostia!.

 

La ceremonia y la comida transcurrió con normalidad, aunque yo veía como todos se quedaban mirando a Paula, sin duda era la que estaba mas buena de todas las invitadas, yo creo que tuvo mas peticiones de fotos que la misma novia. Y llegó la hora del baile y de tomar unas copitas, estas bodas familiares son un poco coñazo en ese aspecto, todo son tías, primas y tampoco te puedes desmadrar mucho delante de los padres y toda la familia, así que por lo menos para disfrutar un poco saqué a bailar a mi hermana, bueno bailar no es que baile mucho, solo era un pretexto para pegarme contra ella y mirar su escote lo mas cerca posible. Nos dimos una mano y puse la otra sobre su espalda casi pegada a su culo. En un movimiento rápido pegué su cuerpo contra el mío y noté por primera vez la presión de sus tetas contra mi cuerpo, aunque luego nos separamos al instante. Pude comprobar lo distinto que era su cuerpo del de mi novia Sofía., Paula ya era toda una mujer con buenas curvas y carne donde agarrar.

 

– ¡Estás espectacular con ese vestido!, le dije a Paula

– Gracias, tu también estás muy guapo hermanito.

– Ahora soy la envidia de todos, bailando con la mas guapa de la boda

– Anda no seas tonto, si, si mucha envidia pero no me ha sacado ninguno chico a bailar.

– Te ha sacado el tío Celestino, ¿eso no cuenta?…jajajajaja

– Serás bobo…

– ¿Que pasa, te gusta alguno de la boda?

– He visto a un par de ellos que no están mal, dijo Paula en bromas.

– Vamos, me pillas a mi sin novia en una boda y veo a una tía como tu y voy a por ella de cabeza, ya te dije un día que es que no se atreven a ligar con una chica como tu, te tienen miedo.

– Ni que me fuera a comer a nadie, jajaja, soy de los mas normal.

– Hombre, normal, lo que se dice normal, dije mirando sin disimulo hacia su escote, – estás tremenda Paula, tienes un cuerpo para el pecado hermanita.

– ¡Ya estás otra vez!, al final voy a pensar que te pongo y todo, jajaja.

– Pues claro me pones ¡y mucho!, que pena que seas mi hermana…sino te ibas a enterar. tu..

– Vaya vaya, menudo don Juan tenemos con el pequeñín…

– Que ya no soy el pequeñín, te recuerdo que ya tengo 19 años.

– Para mi siempre serás el pequeñín…y deja de decirme que yo te pongo, eso no está bien.

– ¿Por quÉ?

– Pues porque soy tu hermana y eso no está bien, te tienen que poner otras chicas y no tu hermana, dijo Paula empezándose a poner un poco mas seria.

– No he conocido a ninguna que esté tan buena como tu, dije siguiendo un poco el juego, – con ese vestido me pones todavía mas, esta noche a lo mejor voy a tener que hacerme una paja en tu honor…

 

Y de repente se acabaron los juegos y las bromas, a Paula se le cambió la cara y se detuvo de repente, dejó de bailar conmigo y me dijo que saliera fuera inmediatamente para hablar con ella, supe que había ido demasiado lejos con esa frase, las pulsaciones se me aceleraron, ¡joder como la había cagado!, me fui a la barra a pedirme una copa antes de salir a hablar con mi hermana. Me estaba esperando en el hall del hotel con cara de pocos amigos. Me senté en un sofá a su lado y ella empezó a hablar bajito, pero estaba bastante enfadada.

 

– Oye Pau, ehhh…siento si he dicho algo, estaba de bromas…

– Mira David, está bien que hablemos de estas cosas y que nos llevemos bien y tengamos confianza el uno en el otro, pero lo que me has dicho no me ha gustado.

– Lo siento, pensé que no te iba a molestar tanto.

– ¡Pero si me has dicho que te ibas a hacer una paja pensando en mi!, ¿como quieres que me lo tome?, por Dios David, estás enfermo, ¡que soy tu hermana!, de verdad no sé como hemos llegado a que me digas eso, a lo mejor te he dado confianzas que no debía, pero lo mejor es que olvidemos este tema, la semana que viene vamos a volver a vivir solos todo el curso y no quiero estar pendiente de estas cosas en casa, ya sabes…prefiero aclararlo ahora.

– Pues mira, voy a ser sincero, lo que te he dicho no era en broma, no sé que me pasa, pero no lo puedo evitar.

 

Paula se echó las manos a la cara.

 

– ¿Que no puedes evitar el que? Ay por dios David, me estás preocupando de verdad, voy a tener que hablar con los padres…

– Tranquila Paula, haber deja que te explique, tranquila, a mi ya sabes que me gustan las chicas, ahora tengo novia y si, estoy muy bien con ella, pero me siguen poniendo todas las chicas y tu eres una chica y también me pones, sé que eres mi hermana, pero estás muy buena, joder ¡estas buenísima!, yo pues…ehhh…me hago pajas pensando en Sofía., en sus amigas, en famosas, en alguna profesora y ahora también contigo, alguna vez me hago una paja pensando en ti, con ese cuerpo que tienes es inevitable…

– Y que se supone que tengo que hacer o decir yo, creo que lo mejor es que hable con los padres, mira nos inventamos cualquier excusa y haber como lo arreglamos para no tener que vivir juntos, esto que me estás contando no es muy normal…

– No seas dramática Paula, somos jóvenes, es algo normal, yo no me como la cabeza con ello, disfruto y ya está…

– Es que se me hace raro saber ahora que mi hermano pequeño se hace pajas pensando en mi. ¡voy a estar como cohibida en casa!, no voy a estar agusnto en la convivencia diaria contigo.

– Oye creída, no te creas que todas las pajas me las hago pensando en ti, solo muy de vez en cuando, además déjame hacerte una pregunta, ¿te molesta que los tíos se pajeen pensando en ti?

– ¿Como dices?!!!…y a que viene eso ahora.

– Pues ya lo sabes, mira estás buenísima, media facultad se hace pajas pensando en ti, mis amigos del pueblo se hacen pajas pensando en ti, mis amigos de la facultad también, están todo el día hablando que si tus tetas que si que guapa eres, y claro yo al final estoy en medio y tengo que escuchar muchas cosas al cabo del día, cosas que se me quedan en la cabeza y mira uno no es de piedra…

– No…no sabía que…, Paula empezaba a dudar

– Toda la vida así, escuchando a todo el mundo lo buena que estás, que si eres perfecta y yo de verdad que siempre lo he evitado, te he visto como mi hermana, solo como una hermana, yo nunca había hecho esas cosas pensando en ti, incluso cuando empecé la facultad no pensaba en ti ni nada de eso

– ¿Y por que empezaste?, estas cosas siempre empiezan por algún motivo, ¿hice algo que..?…no sé estoy confundida David…no sé ni que decir.

– No Paula, no hiciste nada, fue desde el día que me pillaste en la habitación, ya sabes, el día que me pillaste haciéndome una paja, luego empecé a fantasear, creo que me gustó, bueno no creo estoy seguro, me gustó, me dio morbo que me pillaras, no sé porqué pero me dio mucho morbo, fantaseo con que me veas masturbándome, que me mires mientras lo hago, es una fantasía que me pone mucho, siento decírtelo así…y luego ya empecé a fijarme mas en tu cuerpo, a mirar fotos tuyas…

– Vale, vale, no hace falta que sigas…por favor David, no sé ni que decirte, mira voy a hacer como si no supiera nada, seguro que esto se te pasa con el tiempo, solo te pido que te comportes en el piso, que tengamos una convivencia como el año pasado…me resultará mas difícil sabiendo que haces esas cosas pensando en mi…pero lo voy a intentar.

– A lo mejor si cumples mi fantasía se me pasa.

 

Paula volvió a ponerse mas seria y se acercó a mi, yo instintivamente me quedé mirando sus tetazas.

 

– Pero tu estás tonto o que joder…¿me lo dices en serio?, ¿me estás pidiendo que te mire mientras te masturbas?.

– Si Paula, ya sé que suena un poco raro así dicho, pero…

– Suena a que estás fatal, ni sueñes un momento con ello, eso no va a pasar nunca.

– Bueno, ya ha pasado, tu misma me has dicho que me has visto varias veces.

– Ya, pero ha sido sin querer, es una cosa que preferiría no haber visto, te lo aseguro.

– Dime de verdad, ¿no te dio aunque sea un poquito de morbo?

– No David, no me dio nada de morbo y vamos a dejar esto, porque veo que no avanzamos…

– Está bien Paula, puedes hacer como si no pasara nada, pero pasa, te lo he dicho antes, esta noche cuando llegue a casa me voy a hacer una paja pensando en ti, ¡estás tremenda con ese vestido!

– Como sigas así voy a tener que hablar con los padres, para ya…

 

Paula hablaba y protestaba pero yo no podía dejar de mirar sus voluminosos pechos, eran tan evidente que hasta ella se dio cuenta.

 

– ¡Y deja de mirarme las tetas!

– ¿Puedo hacerte ahora una foto?, dije yo.

– Si hombre, para que te pajees luego con ella, venga vamos a dejarlo me vuelvo dentro del baile…

– No te preocupes, cuando te hice las fotos antes de la misa ya me diste material suficiente para hacerme una buena paja. Me puse de pies y me acomodé el paquete que se me había hinchado delante de su cara y eché una última ojeada a su escote- si, será mejor que entremos.

 

Mi hermanita ni me contestó, tan solo puso cara de resignación. ¿estaría aceptando esta situación o es que en el fondo a ella le empezaba a dar un poquito de morbo también todo esto?. Ella desde luego que no me había dado pie a nada ni me había mostrado una pequeña grieta por lo que yo pudiera entrar, pero ya le había expuesto la situación y ahora ella estaba al tanto. La semana que viene volvíamos a estar solos en casa con el comienzo de la facultad, tenía que andarme con pies de plomo para no asustar a Paula o que se pudiera pensar que vivía con un pervertido o algo parecido.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s