ESRUZA

Te conozco como a la palma de mi mano

también me conoce tú, pero no tanto.

Nos encontramos en un camino,

el cual recorrimos un tiempo juntos y

que después se bifurcó.

“Animi gemeli” que, sin embargo,

no pudieron llegar al final del camino juntas

construyendo un sueño.

Sueño que, irremediablemente,

desvanecido en el tiempo quedó.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s