MANGER

 

¡Qué grande dolor produce en el alma

este amor muerto, Sirena…!

 

¡Qué oscuro silencio provoca su maldito entierro…!

 

Hicieron danzar nuestros velos por los mentideros

las lenguas de esos diez traidores;

quisieron hurtarnos el cielo

aquellos que después rieron a nuestras espaldas,

a solas y en grupo, locuaces e infectos,

capaces de todo al simple recreo

de romper dos almas al son de unos celos,

creando en nosotros falaces retuertos

y chistes de fácil manejo con tal de apartarnos…

 

¡Y lo consiguieron!

 

Y lo consiguieron…

 

¡Qué pena!

 

¡Qué pena de amor destrozado…!

 

Qué espeso vacío llenó el corazón de inútiles cargas,

qué sangre más negra nutrió sus cavernas

llenando en ponzoña sus venas y arterias,

cual fuerte veneno, sus risas de hienas…

 

Qué lástima sentir este odio

dentro de mi pecho, mi bella Sirena…

 

Qué pena de amor descuidado, de amor de desecho…

 

¡Qué pena al creernos lo que nos dijeron, del uno y del otro!

 

… Y tú por ser blanca…

 

… Y yo por ser negro.

3 comentarios sobre “Mentideros

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s