CAROL SOLÍS

 

Y tu llegar fue todo aquello que soñé,

llegaron a mis oídos tus palabras

llenas de recuerdo, llenas de esperanza.

 

Fue un instante, no lo niego,

pero ese instante pareció eterno.

 

Hoy que recuerdo tu visita,

me quedo sonriendo sabiendo

que es un gran aliento sentirte presente.

 

Vuelve entonces de la eternidad,

allá donde no existe el tiempo.

Vuelve, vuelve a regresar

para que me des luz, para que me guíe tu recuerdo.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s