CAROL SOLÍS

 

Llegan momentos de desnudar el alma.

Momentos reflexivos en donde no queda nada,

solo un cuerpo vacío, una inmensa soledad que quema,

que contrae la más grande verdad y la deja en nada.

 

Llegan momentos en que ya nada es perfecto,

y el absurdo recuerdo hace presa de tu ser y lo deja en silencio.

Llegan momentos donde ya no sé qué pensar,

si lo que me ocurre es verdad o si todo es un vano deseo.

 

Aunque hay algo muy adentro que me grita:

“es tu gran verdad y lo comprobarás a su tiempo”

Entonces queda, tan solo un respiro sin aliento,

un momento vacío, un eterno momento.

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “Eterno momento

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s