ANA LESMAN

 

Arriésgate y tráeme la rosa amarilla

usurpada a mis ojos negros.

¡Te la llevaste prendida en tu aprendida faz!

Pero me agoté y perdida grito en la nada…

¡Regresa Cielo!

Porque no quiero más guardias en vela…

Ni quiero seguir mirando de reojo

a la puerta de los sueños abandonados.

Yo deseo mirar al rosal amarillo

sembrado con nuestros pensamientos…

y regresar al verde de lo eterno.

Y si te atreves…

Si te atrevieras… ¡Ay! si lo hicieras,

desnudamos el alma,

y cubrimos el cuerpo, y…

y devolvemos la rosa amarilla,

a la distante,

a esa distante… Orilla de silencio.

 

https://pergaminosdealma.wordpress.com/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s