MOISÉS ESTÉVEZ

– Jones, bajo al sótano un momento, a ver si el forense tiene algo nuevo
para nosotros.
– Está bien, pero no tardes. Después de haber estado toda la noche
trabajando, necesito un súper café y un macro desayuno, imagino que igual
que tú. Así que dejaré que me invites mientras me cuentas que te dice David. –
Contestó esta guiñándole un ojo.
– Eso está hecho. Tardo un minuto. – Contestó Mark.
Antes de darse la vuelta, notó que la mirada de su compañera tenía
implícita algo de complicidad. – Esta compañera mía se huele algo, ¡Hay que
joderse!
Y no es que le preocupase demasiado que sus preferencias sexuales y
sus relaciones salieran a la luz en el ámbito laboral, simplemente es que no le
apetecía en ese momento, además no podía evitar el ser bastante reservado y
muy celoso para con su intimidad.
Cuando entró en la morgue, encontró al forense en plena actividad. Los
tres cadáveres correspondientes a los tres últimos homicidios que se estaban
investigando estaban dispuestos en orden cronológico, un orden temporal
macabro y no aleatorio, impuesto por el hasta el momento desconocido
asesino.
Al igual que Mark y Jones, el forense intentaba obtener información para
poder vincular los crímenes entre sí: rastros de piel bajo las uñas, algún cabello
perdido y adherido, restos de pólvora, posibles lesiones óseas, huellas…
– Hola David, ¿cómo va eso?
– Podría ir peor, pero no me quejo. Últimamente se me está acumulando
el trabajo, y eso en mi caso no es bueno para los vivos. Imagino que vosotros
estaréis igual de ocupados. Además, seguro que esperáis con impaciencia que
os pase más información sobre las víctimas.
– Si, bueno, ya, aunque no venía a eso exactamente.
– ¿Entonces?
– Entiendo que no es el momento ni el lugar, pero me gustaría
proponerte algo. Tú te lo piensas y te tomas el tiempo que necesites para
darme una respuesta, ya que no quiero que te sientas presionado en modo
alguno.
– ¡Joder Mark! ¿De qué se trata? Me tienes desconcertado.
– Insisto en lo del momento y el lugar, pero es que entre una cosa y otra
no he podido comentártelo.
– Anda, dispara. Soy todo oídos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s