CAROL SOLÍS

 

No tengo más religión,

excepto aquella que me dicta el Padre

desde su más tierna esencia.

Excepto aquella que llega a mi mente

y se posa profundamente en mis venas.

 

No tengo más religión,

solo aquella que ven mis ojos

cuando observo tu belleza y creación

y que enaltece a mi corazón.

 

No tengo más religión,

solo aquella que llevo clavada en el pecho

y me advierte fuertemente de tu presencia.

 

No tengo más religión,

aunque sí siento la esencia de tu espíritu divino

que se posa en mi cabeza y me bendice con ternura.

 

Pero, insisto…

No tengo más religión,

solo aquella que proviene de tu amor

y que con su esplendorosa fuerza mi alma acepta

porque sabe que se trata de vos.

Un comentario sobre “No tengo más religión

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s